[:es]Obreros agrícolas de cooperativa santacruceña trabajan por mejorar rendimientos[:]

[:es]GEDC0151

Santa Cruz del Sur, 5 feb.- A las áreas de la Unidad Básica de Producción Cooperativa (UBPC) Monte Grande Uno, enclavada en la comunidad rural de igual nombre, sus 36 trabajadores le quieren devolver el rendimiento que hace varios años tuvo.

Al desatender los cultivos dedicados al plátano macho en la parte crítica del período especial, este sitió lo ocupó el marabú. “Los directivos del Partido Comunista de Cuba (PCC), y el Gobierno en el territorio nos han llamado a unirnos. Vamos a recuperar cada palmo de tierra. Este volverá a ser un lugar con grandes rendimientos”, manifestó la obrera agrícola María Eugenia Silvera Oliva.

Los sudores afilan los machetes de la fémina, también el de Adalberto de la Paz Vanegas (Cholo). “Atendemos juntos 83 cordeles de plátano burro. El aspecto de esta parte ha cambiado. Hemos chapeado, a la vez despampanamos la punta de los tallos de cada racimo, deshojamos las plantas y  deshijamos. Hay mucho por hacer. En cada compañero de trabajo hay seguridad”.

En otra parte de la UBPC se le da el “golpe” de máquina que necesita  la espinosa planta de la familia de las mimosáceas.Sobre un moderno bulldozer labora Frank Antonio Mondeja Lastre. El joven operador vive en Florida. “Pertenezco a la empresa Ruta Invasora, del municipio camagüeyano Vertientes”.

“Pronto, dijo, cumpliré tres meses de faena en esta zona. Es mucho el marabú eliminado. El equipo se calienta más de lo habitual porque ese árbol es muy duro. Lo vamos a vencer donde quiera que esté para que se pueda sembrar comida. Estoy supercontento de las atenciones que recibo de los jefes y obreros de Monte Grande Uno”, añadió.

La dirección de la sección sindical demuestra ejemplaridad con hechos concretos. Va al paso de los afiliados en los trabajos voluntarios, así como en  la protección de las instalaciones, los cultivos “y en el desempeño del resto de las tareas que nos competen”, expuso  Maritza Rodríguez González, la secretaria general de la proletaria estructura.

Duerme muy poco “porque en las noches soy la custodio de la vaquería. Luego por el día voy a recorrer las plantaciones donde se encuentran los asociados, los usufructuarios contratados por la UBPC y los compañeros dedicados a exterminar el marabú manualmente. Se ha adquirido mucha conciencia, hay entusiasmo, deseos de alcanzar la eficiencia al precio de cualquier sacrificio”, destacó.

La perpetuidad de los surcos se extiende a los compromisos personales. El apego se enraíza en el interior de los vitales secretos salidos de los terrones soleados, sólo escuchado por los que aman, como el joven Joel Rodríguez Viamontes, las razones del deber. Este usufructuario por la Ley 300 se ha concentrado en el progreso de los cultivos varios.

“Tengo cuatro hectáreas sembradas de tomate, ají y plátano burro. Otra hectárea y media tiene plantado el frijol del tipo habichuela negra. Hace poco, evocó,  recogí 17 quintales de pepino, seis de boniato… Deseo incrementar mis cultivos con el maíz, también con los que le he mencionado. Hay que continuar abasteciendo las necesidades de la población”.

La UBPC, alejada más de 40 kilómetros de la ciudad cabecera santacruceña ha recibido cuatro mil litros de petróleo para ir devolviéndole a sus suelos la vida perdida, la fertilidad que pide recuperar.

“Hay listas 40.8 hectáreas, las vamos a repoblar de plátano burro, yuca, maíz, frijol y frutabomba. Es compromiso revolucionario devolverle el bien a la madre tierra”, manifestó explícito Víctor Juan Solano Gómez, el Jefe de Producción.

A la par de los fatigosos quehaceres, se juntaron en cercana jornada los esfuerzos de profesionales y técnicos de Salud Pública en su habitual peregrinar por los Consejos Populares, garantizando la calidad de vida del pueblo. Pioneros y estudiantes matriculados en planteles de la comunidad rural, desde uno de los vecinales barrios le dedicaron canciones, poemas y danzas al legado de Fidel.

[:]