Nintendo Labo o cómo convertir el cartón en su máxima tecnología

Nintendo ha presentado esta noche un nuevo producto, Nintendo Labo, una peculiar y nueva línea de accesorios que bien pueden pasar por juguetes. Están construidos en cartón, el jugador tiene que montarlos antes de poder usarlos y están acompañados de juegos para Switch, necesaria para que las construcciones cobren vida.

Es un movimiento extraño a primera vista, incluso para Nintendo, pero encaja con el pasado de la compañía. No es ya una cuestión de que crear nuevas formas de jugar sea una obsesión para ellos: es de que Nintendo nació como una empresa que construía juguetes y juegos de cartas.

Nintendo Labo parece tener su origen más en esto que en los videojuegos que empezaron a desarrollar posteriormente.

Estos accesorios de cartón se llaman oficialmente Toy-Con y estarán disponibles el día 27 de abril de 2018.

El primero se denomina Kit Variado e incluye una selección de objetos a construir, como una caña de pescar, un piano o un coche radiocontrol. El segundo, Kit Robot, incluye una única construcción, pero que es mucho más compleja. Se trata de una armadura al más puro estilo ‘Gundam’ que se maneja con poleas. Ambos, eso sí, tienen sus propios cartuchos para Switch, en los que hay tutoriales para el montaje y lo videojuegos en sí.

Sus precios no están confirmados, pero cada kit costará más de 60 euros, una cifra que muchos han calificado ya de elevada.

El invento más raro de Nintendo

Entiendo que este es el objetivo último de Nintendo con Nintendo Labo, que Switch sea una consola más familiar e infantil además de ese dispositivo fetiche que los jugadores más avezados han abrazado con muchas ganas. Según cifras de la compañía, la consola ha vendido más de 10 millones de consolas en todo el mundo y es el producto de Nintendo que más rápidamente se ha vendido en España.

Por supuesto, habrá muchos jugadores clásicos que reciban con el ceño fruncido este nuevo producto. Nintendo ya tiene un pasado de abandonar al jugador de toda la vida en favor de nuevos públicos, como pasara con Wii. Pero, si se analiza la estrategia de la compañía, que ahora tengan una línea de accesorios que son mitad juguete, mitad parte de un videojuego no es muy diferente de que tengan amiibo (las figuras de personajes que pueden interactuar con las consolas y los juegos de Nintendo).

Queda por ver cómo van a abrir Nintendo Labo a terceros. ¿Será posible que un estudio de videojuegos indies fabrique un juego o que los jugadores se fabriquen sus propios Toy-Con? No está nada claro todavía.

Lo que sí tengo claro es que, del mismo modo que muchos fans de Nintendo dibujan a sus personajes favoritos, analizan al detalle los videojuegos en busca de guiños o referencias ocultas y que tienen grandes discusiones sobre si la cronología de la saga Zelda tiene sentido o no; Nintendo Labo no tardará en tener detrás una comunidad apasionada de gente creando y compartiendo ideas.

Te guste o no esta nueva ‘pájara’ de Nintendo, hay que apreciar que a nadie se le hubiera ocurrido hacer algo igual o que este fuera su próximo movimiento comercial. ¿Una Switch con más batería? ¿Una Game Boy Mini? ¿Un casco de realidad virtual? No: cartón para fabricar juguetes caseros.

Nintendo Labo propone el juego en familia. Foto: El Mundo.

En la imagen, uno de los artículos de este “extraño” juego. Foto: El Mundo