Nadie gana con medidas contra Cuba, expresa congresista de EE.UU.

Washington, 9 nov .-La congresista Barbara Lee manifestó que nadie gana con ”esta nueva política terrible” contra Cuba, en respuesta al anuncio realizado por la administración estadounidense de mayores limitaciones a los viajes y el comercio con la isla.

 

‘La administración de (Donald) Trump restringe aún más los viajes a Cuba. Nadie gana con esta nueva política terrible, es simplemente punitiva. Daña a estadounidenses y cubanos por igual’, escribió la legisladora demócrata por California en la red social Twitter.

Por su parte, la senadora Dianne Feinstein, también miembro del partido azul por ese estado, escribió en el servicio de microblogging que aislar al pueblo cubano no sirvió a los intereses norteamericanos antes, y ciertamente no lo hará ahora.

‘El aislamiento no funciona’, agregó la legisladora al compartir un artículo del diario The Washington Post sobre las medidas que entrarán en vigor a partir de mañana.

A su vez, congresista republicano Mark Sanford (Carolina del Sur), consideró que la prohibición de viajar a Cuba, promulgada en un momento álgido de la Guerra Fría, es anticuada y una limitación injusta de la libertad estadounidense.

Esta mañana los departamentos de Estado, Tesoro y Comercio dieron a conocer mayores restricciones para los norteamericanos interesados en hacer negocios con Cuba y viajar a la isla caribeña, en cumplimiento del memorando del presidente Donald Trump que revierte importantes aspectos del acercamiento entre ambos países.

Las medidas incluyen vetar a los estadounidenses de hacer transacciones con más de 180 entidades de la nación caribeña -entre ellas hoteles, marinas y tiendas- y obliga a que todos los viajes educativos no académicos ‘pueblo a pueblo’ se lleven a cabo bajo los auspicios de una organización que esté sujeta a la jurisdicción norteamericana.

Además ya no serán autorizadas las visitas educativas individuales no académicas, y quienes vayan la isla bajo el patrocinio de una organización deberán estar acompañados por un representante de la misma, entre otras restricciones.

Tales pasos se difunden justo una semana después de que 191 de los 193 países de la ONU condenaran el bloqueo impuesto por Washington a la isla hace más de medio siglo.

El anuncio de las restricciones ocurre, además, en momentos en que numerosos sectores económicos, académicos y comerciales de Estados Unidos están interesados en ampliar los vínculos con la nación antillana, y cuando encuestas muestran que una mayoría de norteamericanos favorece el fin del cerco.

Un sondeo nacional de la compañía Morning Consult publicada en junio último por la coalición Engage Cuba arrojó que el 65 por ciento de los votantes estadounidenses, entre ellos más de seis de cada 10 republicanos, apoyan el acercamiento hacia Cuba iniciado por la administración del expresidente Barack Obama (2009-2017).

De acuerdo con esa encuesta, solo un 18 por ciento de los ciudadanos de este país se opone a la apertura a la isla caribeña emprendida por el exmandatario demócrata. (PL)