Ministerio del Interior, representación uniformada del pueblo cubano

Los miembros del Ministerio del Interior (MININT) están en todas partes a la vez. Es la representación del pueblo. Mujeres y hombres de mirada ancha vigilan sin pestañar para mantener en equilibrado estado el orden interior, la tranquilidad ciudadana, la protección de cada bien estatal y social.

Son ejemplos de ética y moral revolucionarias. Jóvenes guiados por los de reconocida experiencia. Da gusto saludarlos; ver con cuánto respeto cumplen cada misión pública, eleva mucho más el prestigio histórico de la institución.

Amigos siempre de los que fundan y aman; enemigos de los que desde dentro o desde fuera pretenden destruir la gloriosa obra levantada por los cubanos dignos y honrados, eternos valientes del deber.

En las mañanas, tardes, noches, madrugadas reciben las órdenes de sus jefes para ejecutar las tareas por el bien común de cada ciudadano. Nunca están ausentes en cuadras y centros de trabajo cuando el momento lo requiere.

También por los lugares más inhóspitos andan estos soldados hijos de obreros, campesinos, intelectuales; nacidos en medio de las carencias que provoca el recrudecimiento del bloqueo imperialista.

Desde sus unidades multiplican la voz de Cuba condenando el título lll de la Ley Helms-Burton. La Isla contempla orgullosa el actuar indetenible y justo de los audaces miembros del MININT.

Las ilegalidades, las indisciplinas sociales, la corrupción y los actos en contra de la sociedad socialista, fundamentada en el pensamiento martiano, fidelista y marxista-leninista, son combatidos por los incólumes cubanos del Ministerio del Interior.

Imagen de Archivo