Maestra santacruceña lleva en el corazón las doctrinas de José Martí

Quiso por vocación prepararse para preparar después a las nuevas generaciones desde el encargo que hace más de tres décadas viene honrando. “Soy maestra: una misión muy necesaria en la enseñanza y educación formativa de los estudiantes”.

 No resulta complejo pintarcon palabras el sentir de Guadalupe Batista Yero sobre el quehacer por el que tanto apego siente. “ Llevo en el corazón las doctrinas de José Martí“, aseveró sincera.

Fue educadora de quinto y sexto grado. En distintos momentos la fémina asumió la responsabilidad de dirigir varios centros de nivel primario de la localidad, permitiéndole obtener mucha experiencia. “Cuanto he aprendido lo doy a conocer a los noveles maestros para que enseñen cada día mejor a sus alumnos”, se manifiesta generosa la entrevistada.

La fémina es la jefa de ciclo de preescolar a cuarto del plantel Carlos Manuel de Céspedes, ubicado en la comunidad 50 Aniversario del emporio cabecera.

“Oriento y controlo, explicó, el trabajo de cada uno de los docentes que le imparten contenidos a los discípulos de esos grados. Les corresponde además, agregó, dominar las funciones didácticas de las clases, sus métodos, procedimientos, empleando a la vez, como es debido, los medios de enseñanza y las nuevas tecnologías”.

Guadalupe considera que para ser educador se debe tener sentido de pertenencia. “Cada maestro lleva en el alma el deber revolucionario de honrar la educación cubana, al Apóstol y a Fidel”.