Gobierno de Trump incluye a niños inmigrantes en base de datos sobre delitos

Washington, 29 abr.- La base datos del Gobierno del presidente Donald Trump para atender a estadounidenses víctimas de algún delito a manos de inmigrantes fue objeto de polémica por la inclusión de bebés y menores de edad, resaltan aquí medios de prensa.

Así lo reconoció el Departamento de Seguridad Nacional cuando el diario Los Ángeles Times resultó el primer medio en documentar y cuestionar el hecho.

El abogado neoyorkino Bryan Johnson advirtió el error y lo calificó de una verdadera “imprudencia por parte del Gobierno de Trump”.

El sistema VOICE (Oficina de Enlace para Víctimas de Crímenes por Inmigración), que fue anunciado esta semana, no fue filtrado correctamente e incluyó niños bajo custodia de inmigrantes, algunos incluso con pocos meses de vida.

Por ejemplo, en esa lista de “criminales” estuvo un niño de 3 años de edad de El Salvador, tomado en custodia en Texas, y una guatemalteca de 4 años retenida en Phoenix.

La base de datos también incluyó menores no acompañados y que actualmente están en hogares de grupo, resaltó el diario californiano La Opinión.

La política del Departamento de Seguridad Nacional es y sigue siendo proteger la información de los menores bajo nuestra custodia, aseguró Gillian M. Christensen, una portavoz de dicha instancia, quien aseguró que el error fue corregido.

Varias organizaciones defensoras de los inmigrantes y de los derechos civiles de California han calificado a VOICE como una “incitación al odio”, “profundamente irresponsable”, y de “explotación insensible del Presidente de tragedias aisladas para ganancia política e ideológica”.

Así quedó explícito en una declaración conjunta firmada por la Unión Americana por las Libertades Civiles de California, Asiático Americanos Avanzando la Justicia de California, el Centro de Política Inmigrante de California, el Centro de Recursos Legales para Inmigrantes y la Red Nacional de Jornaleros.

Según distintas fuentes, el objetivo de VOICE es ofrecer ayuda en diferentes cuestiones a las personas o familias víctimas de delitos graves cometidos por inmigrantes.

Este programa de incitación al miedo y orwelliano tiene un objetivo: impulsar el apoyo a las deportaciones masivas que separarán familias y comunidades a lo largo del país, sostiene el documento.

La Administración del presidente Donald Trump es señalada por incrementar el número de disposiciones que apuntan a criminalizar la inmigración, así como por el uso de un lenguaje hostil y con tintes xenófobos hacia ese grupo social. (PL)