Enmiendas yanquis para recrudecer Bloqueo a Cuba se disolvieron en la ONU

Santa Cruz del Sur, 2 nov.- La ceñuda mirada del General Antonio Maceo la dignifica la épica estatua dedicada al prócer de la independencia de Cuba. La representación del jefe mambí ubicada intencionalmente en una de las principales áreas del parque central de esta localidad, se encuentra a poca distancia del pulcro busto en homenaje a José Martí, situado en el jardín de la escuela primaria Fabricio Ojeda.

El Titán de Bronce y el Maestro son el hoy eterno junto a Fidel en el pensamiento político, las victorias, la unidad por el mejoramiento humano, también en la condena de los cubanos contra el bloqueo económico, comercial y financiero que por casi seis décadas  el gobierno de los Estados Unidos ha impuesto a la Mayor de las Antillas.

Este jueves los santacruceños volvieron a incorporarse a  los quehaceres propios de la cotidianidad sin dejar de seguir de cerca lo que acontecería este 1ro de noviembre en la Asamblea General de la Organización de Naciones Unidas (ONU).

Como ya lo había anunciado el canciller Bruno Rodríguez Parrilla, la votación a favor de la Isla volvería a ser grandiosa, a pesar de los intentos yanquis de pretender con amenazas absurdas hacer cambiar de idea a los representantes de muchas naciones, objetivo que no pudieron lograr.

189 países votaron en contra del brutal cerco. No hubo abstenciones. Sólo Estados Unidos e Israel, es decir el ¨diablo¨ y su ¨hijo¨ vetaron el proyecto de resolución presentado por la Isla.

Las miradas de Maceo y Martí se cruzaron desde sus sencillos monumentos en tierra santacruceña. Al hoy eterno de sus hazañas se unió la victoria del archipiélago en la ONU frente al ¨pulpo¨ rabioso y su inseparable lacayo. Las enmiendas plagadas de mentiras se disolvieron sin un sorbo de agua en las lenguas de los enemigos de la Revolución Cubana.