EE.UU. y su creciente hostilidad hacia la diplomacia cubana

Naciones Unidas, 21 sep.- Muchos se cuestionan hoy los procedimientos del país anfitrión de la sede de Naciones Unidas en Nueva York, Estados Unidos, y sus cada vez más usuales y duras restricciones contra el personal diplomático: Cuba, su más reciente blanco.

 

Hasta el momento no había precedentes de una restricción tan dura contra delegación alguna, pese a que las autoridades norteamericanas tienen limitados los movimientos de diplomáticos de Venezuela, Siria, la República Popular Democrática de Corea, Irán y Rusia.

La víspera, y por medio de Twitter pese a que existen y funcionan los mecanismos para discutir tales asuntos? el Gobierno de Estados Unidos informó de la expulsión de dos miembros de la misión de Cuba ante la ONU y la restricción adicional de movimiento para toda esa representación.

Todo esto ocurría justo un día antes de que el ministro de Relaciones Exteriores de Cuba, Bruno Rodríguez, presentara el informe sobre los millonarios daños que cada año ocasiona a la isla el boqueo económico, comercial y financiero de Washington.

En su comparecencia de este viernes, el canciller aseguró que esas recientes medidas de Estados Unidos son injustificadas e ilegítimas sobre la base de calumniar a los diplomáticos de la nación caribeña, la legación ante Naciones Unidas y a su país.

Tales acciones están relacionadas con intereses electorales, dijo y aseguró que Cuba dará respuesta oportuna.

Además, llamó a la comunidad internacional, a las sedes diplomáticas radicada en Estados Unidos y al propio pueblo de ese país a sumarse al repudio de esas medidas.

El embajador cubano en Estados Unidos, José Ramón Cabañas, también llamó la atención de la ‘sincronización’ con que ocurrieron estos hechos, refiriéndose a cómo dentro de unas pocas horas se espera el arribo de la delegación de la isla que participará en el debate de alto nivel de la Asamblea General.

‘Coincidentemente’ el anuncio de Washington ocurrió el mismo día en que se divulgó un nuevo estudio que niega la veracidad del supuesto ataque con armas sónicas contra personal diplomático estadounidense y canadiense en La habana.

Precisamente, bajo el argumento de incidentes de salud reportados por diplomáticos norteamericanos en La Habana, el 29 de septiembre de 2017 el Departamento de Estado anunció la retirada del 60 por ciento del equipo de su Embajada en Cuba y suspendió la emisión de visas allí.

Cuatro días después, la entidad federal ordenó la salida de 15 funcionarios cubanos de la sede diplomática de la isla en Washington.

El incidente de la víspera de la expulsión de dos diplomáticos cubanos ante la ONU y la mayor restricción de movimientos pueden ser apenas otro capítulo de esta escalada, que ya denunció la misión de la mayor de las Antillas en un comunicado.

También quieren afectar el prestigio que tienen hoy los diplomáticos cubanos en todo el mundo, y buscan pretextos que lleven al cierre de las embajadas bilaterales, señala el texto.

Por ello, la misión cubana ante Naciones Unidas rechazó categóricamente la expulsión injustificada de dos de sus diplomáticos y el recrudecimiento de la política de restricción de movimiento para sus funcionarios acreditados en la ONU, en Nueva York, y sus familiares.

Del mismo modo, agrega el texto, estas medidas intentan justificar el fortalecimiento del genocida bloqueo económico, financiero y comercial contra el pueblo de Cuba y buscan entorpecer la batalla que la isla despliega contra el mismo en Naciones Unidas, justo cuando comienza el 74 periodo de sesiones de la Asamblea General.

El gobierno de los Estados Unidos pretende afectar el prestigio de la diplomacia revolucionaria cubana, usando la vulgar calumnia de que funcionarios del país caribeño realizaron actos incompatibles con su status, enfatiza el comunicado.

Con estas acciones, Washington arrecia su hostil política contra la isla, lanzándose abiertamente a un curso provocador e injerencista contra Cuba. Continúa desconociendo que los principios de la diplomacia cubana no se negocian, recalca la misión diplomática.

Según expresó hoy el portavoz del titular de la ONU, Stéphane Dujarric, en su habitual conferencia de prensa del mediodía, la secretaría del organismo multilateral sigue muy de cerca esta situación.

La misión de Estados Unidos ante la ONU informó este viernes al secretario general, António Guterres, sobre sus recientes decisiones, que dicen tomaron bajo la sección 13B del acuerdo entre Naciones Unidas y el país anfitrión referido a la creación de la sede en Nueva York.

Además, dijo ante una pregunta de Prensa Latina, asuntos como estos pueden ser discutidos con el Comité del País Anfitrión, en la Asamblea General.

Estados Unidos y la ONU suscribieron en 1947 un acuerdo para que Nueva York sirviera como sede del organismo multilateral y las autoridades norteamericanas se comprometieron a no imponer obstáculos de tránsito en la entrada o salida de los diplomáticos acreditados.