Disminuyen índices de deportados en EE.UU. durante 2015

Washington, 23 dic.- Estados Unidos deportó de su territorio a unos 462 mil inmigrantes indocumentados en el año fiscal 2015, un 30 % menos que en igual periodo del año anterior, según informaron autoridades.

Asimismo, el número de niños no acompañados detenidos disminuyó en un 41 % respecto a 2014, según el informe del departamento de Seguridad Nacional (DHS).

En total, las autoridades detuvieron a 406 mil 595 indocumentados, tanto en la frontera como al interior del país, y deportaron a un total de 462 mil 463, precisó el documento.

Las cifras del año fiscal 2015 -del 1ro de octubre de 2014 al 30 de septiembre de 2015-, reflejan un descenso significativo de la inmigración ilegal si se tiene en cuenta que el registro máximo data del año 2000, cuando la Patrulla Fronteriza detuvo a un total de 1,6 millones de indocumentados.

El informe incluye, por segundo año consecutivo, las cifras combinadas de la Oficina de Aduanas y Control de Fronteras (CBP), de la que depende la Patrulla Fronteriza, y de la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE).

En total, el ICE expulsó individuos a 181 países, con México a la cabeza de las naciones con el mayor número de deportados, seguido por Guatemala, El Salvador y Honduras, precisó un funcionario del DHS al diario La Opinión.

Aunque en las últimas semanas las autoridades registraron un aumento en el número de niños no acompañados de Centroamérica y anunciaron la apertura de tres instalaciones adicionales para albergarlos, la cantidad de menores detenidos en el año fiscal 2015 fue menor que hace 12 meses atrás.

En total, la Patrulla Fronteriza detuvo a 39 mil 970 niños no acompañados y 39 mil 838 familias en todo el país, en comparación con los 68 mil 631 y 68 mil 684, respectivamente, en el año fiscal 2014.

Ambas cifras, además, representan un descenso del 41 % y del 42 % para ambos grupos, respectivamente.

En un comunicado que acompaña el informe, el secretario del DHS, Jeh Johnson, explicó que el año fiscal 2015 fue uno de "transición" por la puesta en marcha de las nuevas políticas para fomentar la seguridad pública.

Aseguró que a partir del año fiscal 2016, dedicará aún más recursos a la deportación de personas ilegales.

En Estados Unidos sigue como un problema insoluble la adopción de una reforma integral de las leyes de inmigración y naturalización debido a aguzados desencuentros entre demócratas y republicanos en el Congreso.

El estancamiento del tema mantiene en la ilegalidad a más de 11 millones de personas que, se calcula, residen en esta nación norteña de forma clandestina.