Desautoriza presidente palestino a EE.UU. como mediador con Israel

Ramallah, 9 dic .-Estados Unidos no puede ser mediador en el proceso de paz tras reconocer a Jerusalén como capital de Israel, sentenció el presidente palestino, Mahmud Abbas, en un breve y acerbo comunicado conocido hoy aquí.

Rechazamos la decisión estadounidense sobre Jerusalén. Con esta postura Estados Unidos se descalificó para patrocinar el proceso de paz, afirma el comunicado que se abstiene de proporcionar más detalles.

Abbas conversó por teléfono con Trump a principios de esta semana, horas antes de que el miércoles pasado este anunciara el traslado de la embajada de su país a Jerusalén, Al Quds para los musulmanes en una decisión que provocó un rechazo general en la comunidad internacional, incluidos países aliados de Washington.

Aunque la decisión de Trump estuvo matizada por detalles significativos, entre ellos la afirmación de que el estatuto final de la ciudad, sagrada para las tres principales religiones monoteístas, musulmana, católica y hebrea, y la advertencia de que la mudanza demorará más de un año, los países islámicos la consideran una amenaza para la paz regional y viola una línea roja hasta ahora intocable.

Los palestinos demandan la creación de un estado propio con capital en Jerusalén este, de concordancia con la resolución de la ONU de 1948.

Sucesivas y fracasadas rondas de negociaciones y la firma de los Acuerdos de Oslo de 1993, diseñados para hallar una solución negociada del conflicto creado por la ocupación de los territorios palestinos en 1948 y 1967, han sido saboteadas por Tel Aviv.

En paralelo con el comunicado del presidente Abbas, multitudinarias protestas ocurren hoy en Belén, Hebrón, otras localidades de la Cisjordania y en la propia Jerusalén, donde las tensiones han llegado al paroxismo desde el anuncio del mandatario estadounidense.

Manifestantes palestinos enfrentaban a pedradas desde la mañana de hoy a unidades volantes del Ejército israelí, las cuales trataban de dispersarlos con gases lacrimógenos y granadas ensordecedoras, sin que aún exista un reporte de muertos y heridos en los choques.

Este viernes, día sagrado para los musulmanes, que lo dedican a la oración, soldados israelíes mataron a cuatro hombres en la franja de Gaza, mientras los heridos en los choques callejeros en los territorios ocupados ascendían a cerca de 300, además de un número indeterminado de detenidos.

Cuenta habida que Israel no tiene tropas en la franja resulta evidente que los disparos que causaron los muertos y heridos fueron hechos desde fuera de la cerca que encierra a ese territorio, sometido hace siete a un feroz bloqueo por aire mar y tierra.

Al mismo tiempo todos los establecimientos de los territorios ocupados acatan el llamado a una huelga general en protesta por la medida adoptada por el actual gobierno estadounidense.(PL)