Cuba denuncia campaña mediática de EE.UU. sobre connotado contrarrevolucionario

La Habana, 28 nov.- Cuba expuso en la Televisión nacional las mentiras impulsadas por el Gobierno de Donald Trump y sus lacayos en torno a la detención del connotado contrarrevolucionario José Daniel Ferrer García, agente al servicio de Estados Unidos con una larga trayectoria de acciones provocadoras contra el orden público y la legalidad.

Líder de un grupúsculo con sede en el oriente del país, esta persona fue detenida por delitos de carácter común (una denuncia de secuestro y golpiza propinada a otra persona) el pasado 1ro de octubre, y goza de salud y todos sus derechos en el centro penitenciario donde está detenido pendiente de juicio, según mostró el amplio reportaje publicado en el Noticiero Nacional de Televisión.

Personajes del Gobierno norteamericano, políticos corruptos de la mafia cubanoamericana con sede en la Florida, medios de prensa anticubanos y lacayos y acólitos de varias organizaciones, incluyendo al fascistoide Luis Almagro, secretario general de la desprestigiada Organización de Estados Americanos, han impulsado una campaña de descrédito contra la Revolución y sus instituciones, aprovechando el supuesto abuso que se comete contra este individuo, su estado de salud, la pretendida ilegalidad a que ha estado sometido por su detención y la violación de sus derechos.

Todo ello, como parte de las acciones hostiles contra el país antillano y en el contexto del acrecentamiento de la agresividad imperial no solo contra Cuba, sino también contra Venezuela y Nicaragua, así como las acciones en Bolivia que concluyeron con el golpe de Estado a Evo Morales.

Una a una fueron desmontadas las mentiras. Según expone el reportaje, Ferrer García fue detenido por las denuncias del ciudadano cubano Sergio García González, quien acusó ante las autoridades y las redes sociales a este individuo y otros tres por secuestro y una posterior severa golpiza, que lo dejó en condiciones de ingreso hospitalario.

García González y otras personas en sus propias exposiciones en las redes sociales refieren los hechos, y las secuelas que les dejó el actuar delincuencial de Ferrer García y varios de sus seguidores.

El reportaje televisivo denuncia cómo este caso ha sido manipulado por diplomáticos estadounidenses, desde el secretario de Estado Mike Pompeo, e incluye a Mara Tekach, encargada de Negocios de la embajada norteamericana en La Habana, quien visitó la casa de Ferrer García en Santiago de Cuba, dio instrucciones a sus familiares y ha mantenido una intensa actividad en torno al tema, incluso violando los términos de la Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas.

Todo ello ha sido denunciado por el Gobierno cubano, y entre las últimas declaraciones estuvo la del canciller Bruno Rodríguez Parrilla, quien en su cuenta de Twitter señaló las acciones ilícitas de esa embajada, que “buscan atentar contra nuestro orden constitucional. Violan la Convención de Viena, el acuerdo de restablecimiento de relaciones y las leyes cubanas y estadounidenses”.

La comparecencia del doctor Yaro Sánchez Corona en el reportaje desmonta las denuncias del supuesto mal estado de salud del detenido, que forman parte de la campaña de descrédito, apoyadas por las imágenes de la atención que le es tributada en el hospital clínico quirúrgico Juan Bruno Zayas, de Santiago de Cuba.

“En la mañana de hoy, 22 de noviembre, él presenta buen estado general, se está alimentando adecuadamente, está ingiriendo líquido, tiene buena diuresis, podemos decir también que desde el punto de vista nutricional tiene un peso adecuado a su talla”, dijo el galeno.

“Desde el punto de vista de sus bioparámetros tiene buena frecuencia respiratoria, buena tensión arterial, así como la frecuencia cardíaca, lo vemos comunicativo, con buen estado general, los signos vitales normales, y lo más importante es que podemos apreciar que él no corre ningún peligro para su vida”, manifestó.

Las imágenes del reportaje son elocuentes al mostrar a Ferrer García con su esposa y otros familiares (hijo e hija) en la visita que le hicieron en el establecimiento penal en Aguadores, en Santiago de Cuba, mientras esta diplomática dice que su familia desconoce su paradero, no saben qué le ha sucedido, si está bien de salud y de qué se le acusa.

La jefa de la legación diplomática de EE.UU. dirige personalmente a este individuo, denunció la Televisión cubana, le incita al desacato del orden público, y visita su vivienda, y en el último de estos intercambios aparece con su esposa, que “profiere mentiras deliberadamente concebidas por el Gobierno de Estados Unidos”.

Pero al exponerse las denuncias de las supuestas agresiones a que fue sometido este agente provocador al ser detenido es cuando las vistas adquieren un momento de triste tragicomedia, al mostrarlo a él mismo golpeándose cuatro veces en la cabeza contra una mesa y derribándola, para acusar al oficial que lo atendía en la Unidad de Instrucción Penal de haberlo maltratado físicamente.

No sabía que estaban grabando la escena, como es normal en muchos países, incluyendo Estados Unidos. Luego Ferrer García dijo a una televisora subversiva que le habían caído a golpes, un gran show para sus empleadores. En la propia Televisión de Miami, en el 2016, es entrevistado y dice que le habían entregado fondos por más de 50 mil dólares.

Toda una confesión de fe de mercenarismo, allí uno de los entrevistadores le aclara que si fuera al revés, que desde Cuba y otro país le hubieran dado ese financiamiento hubiera ido preso, pues eso es un delito.

Esa misma estación televisiva lo define como el Maestro de los shows, ahora —como otras veces— ha quedado totalmente descaracterizado. (ACN) (Fotos: PL/Captura de pantalla de la TV cubana.)