Cuba, con Anglada, por la reconquista del mundo del béisbol

La Habana, 19 mar .- Cuba pretende reconquistar la corona del béisbol en los Juegos Panamericanos de Lima-2019 y, más adelante, clasificar a los Juegos Olímpicos de Tokio-2020, dos objetivos que hoy parecen quimeras fantásticas, muy difíciles de llevar a la realidad.

 

‘Miramos ya hacia los Juegos Panamericanos de Lima, convencidos de que el trabajo colectivo y la dedicación que permita explotar al máximo cada jornada de la preparación concebida, serán clave para coronar nuestro objetivo’ de ganar ese campeonato, expresó el nuevo manager del equipo Cuba de béisbol, Rey Vicente Anglada.

Según publica este lunes el sitio digital Jit, el estratega dijo también que acceder a Tokio-2020 es ‘una tarea difícil, el béisbol en el mundo se ha desarrollado, pero creemos que sí, que podemos y lo vamos a intentar. El mayor chance está en el Torneo Premier 12’.

Cuba, otrora monarca de todas las competiciones internacionales de béisbol hasta la irrupción de los profesionales en la arena internacional, perdió las últimas dos ediciones de los Panamericanos (Guadalajara-2011 y Toronto-2015) y la más reciente versión de la pelota en los Olímpicos (Beijing-2008).

Para regresar a la senda del triunfo, Anglada cree necesario apostar por los jóvenes valores del deporte nacional, quienes colmaron la reciente preselección nacional, hecha pública la semana pasada.

Los jóvenes deben estar presentes en todo, es un logro tener tantos muchachos jóvenes dentro del grupo. Se trabajó para eso, remarcó el avezado técnico, quien alzó tres títulos de Cuba con Industriales y conquistó el cetro en los Panamericanos de Río de Janeiro-2007.

Luego de tantos años de continuas derrotas allende los mares, los jóvenes beisbolistas cubanos perdieron el gen ganador de antaño, cuando los Omar Linares, Orestes Kindelán, Antonio Pacheco, Germán Mesa y Pedro Luis Lazo, defendían los colores patrios.

Desde hace años, Anglada hizo público su deseo de unificar a todos los jugadores cubanos en un solo equipo nacional -jueguen en el país que jueguen-, para tener más opciones de ganar los campeonatos de élite a nivel internacional, tipo Clásico Mundial, Juegos Olímpicos, Panamericanos, Premier 12, entre otros pocos.

Esa posibilidad está abierta para los peloteros que se reinsertan en el sistema de trabajo de la Federación Cubana de Béisbol. Nosotros solo podemos convocar a peloteros de la FCB, explicó.

Cuba tiene la potestad de convocar a todos los jugadores que, bajo el paraguas de la FCB, se desempeñan en ligas foráneas como Japón, Italia, Canadá, Panamá, Nicaragua o Colombia.

En el caso de Estados Unidos, donde juegan la mayoría de los peloteros cubanos más talentosos de la actualidad, la situación es más compleja debido al bloqueo de Washington contra La Habana, impuesto unilateralmente en febrero de 1962.

Recientemente, en conferencia de prensa realizada en el estadio Latinoamericano de La Habana, Anglada ratificó su deseo de contar con todos esos peloteros porque ‘son cubanos y van a luchar por nuestra bandera y por nuestra tierra’.

La FCB y las Grandes Ligas de Estados Unidos (MLB) firmaron un acuerdo el pasado 19 de diciembre para normalizar las contrataciones de los peloteros de la mayor de las Antillas por los equipos del Big Show, hecho calificado como hito histórico por ambas partes.

Varios peloteros cubanos que se desempeñan en las Mayores expresaron inmediatamente -por diferentes vías- su deseo de unirse al equipo Cuba -en caso que fueran convocados-, aunque para ello, como explicó Anglada, primero deberán buscar la manera de afiliarse a la FCB, un trámite que todavía no está claro cómo debe hacerse, al menos no públicamente.

De cualquier manera, con Anglada de timonel, Cuba comienza una nueva era en el deporte de las bolas y los strikes.

La primera parada para levantar la moral serán los Juegos Panamericanos de Lima, donde solo el oro sería un buen resultado para los aficionados.