Brazalete magnético para discapacitados en extremidades superiores

Quito, 8 may.- Un grupo de ingenieros ecuatorianos desarrollaron un brazalete magnético que se adapta a cualquier discapacidad en las extremidades superiores del ser humano y facilita actividades a los afectados, como comer, escribir, colorear o manipular un teléfono.

En Ecuador existen más de 200 000 personas con algún grado de discapacidad física, según el registro del Consejo Nacional para la Igualdad de Discapacidades (CONADIS). Este organismo define a la discapacidad física como la que tienen personas que no puedan utilizar, ni mover sus extremidades superiores, inferiores o, inclusive, todo el cuerpo.

Viendo esa realidad, los ingenieros mecánicos Sebastián Arroyo y Kléber Castro, junto a sus amigos Gabriel Vaca y Esteban Arroyo, un grupo de jóvenes de la ciudad de Ibarra, en la provincia de Imbabura, al norte de Ecuador, decidieron dar su aporte para ayudar, particularmente, a las personas con discapacidad en las extremidades superiores.

Con ese objetivo crearon la Fundación Hero Ecuador. «Ahí, implementamos la tecnología de impresión 3D, modelado por computador, escáner 3D para fabricar estos dispositivos y empezamos a hacer actividades para cofinanciar el costo de la fabricación, materiales y temas de logística, dijo Sebastián Arroyo», en entrevista con Russia Today.

«Nuestros sueños eran hacer brazos biónicos, pero con la capacidad tecnológica del país, los recursos y nuestra propia capacidad adquisitiva para comprar lo que se requiere es complicado», precisó Vaca, y comentó que Arroyo desarrolló un brazo que está súper bien hecho, pero en términos de producción es costosísimo.

Tras realizar las primeras órtesis y prótesis, los jóvenes notaron que necesitaban ofrecer algo mucho más económico y entonces crearon Mani, un brazalete magnético que se puede adaptar a cualquier nivel de discapacidad en las extremidades superiores.

La órtesis Mani tiene dos partes. De un lado, cuenta con una pequeña base circular con seis imanes de neodimio. Del otro lado, está una pinza en donde se puede colocar un lápiz, un bolígrafo y se puede dibujar y escribir, contó el entrevistado.

Estas dos partes están sobre una tela, actualmente de gabardina, que buscan cambiar por neopreno o un material elástico de alta duración e hipoalergénico, que se adhiere a la extremidad con velcro. Para usar el dispositivo se necesita solo una proporción de la extremidad.

Es una solución bastante sencilla, universal y práctica, continuó el joven, quien señaló que trabajan para hacer la órtesis sin velcro, con un material más fácil de colocar y que la persona que lo va a necesitar evite la mayor dependencia de otros para usarlo.