Acuerdan May y líder de la UE bajar tensión en negociación del Brexit

[:es]

Londres, 7 abr.- La primera ministra de Reino Unido, Theresa May, y el presidente del Consejo Europeo (CE), Donald Tusk, acordaron bajar las tensiones con la Unión Europea (UE), generada tras activarse el proceso de separación británica, o Brexit.

 

Al concluir una reunión de dos horas con la mandataria, Tusk se limitó a afirmar ante la prensa que el contacto fue ‘exitoso como siempre’ aunque, según observadores, ambos mantienen posiciones contrapuestas en relación con la forma en que deben desarrollarse las negociaciones y su contenido.

El líder europeo expresó en su cuenta de Twitter que empezó ‘con buen pie’ el diálogo con esta reunión, la primera luego de iniciado el miércoles último un largo camino hacia el Brexit, al invocar May en carta a la UE el artículo 50 del Tratado de Lisboa

Tusk reveló que decidieron mantener en el futuro contactos regulares para abordar la marcha del proceso, aunque el interlocutor oficial directo de la Unión con Londres será el excomisionado comunitario Michel Barnier.

Momentos antes de la cita, May indicó que su objetivo en la misma era tratar sobre la necesidad de una fórmula para lograr ‘dentro de la escala de tiempo con la que contamos’ un buen acuerdo que funcione tanto para los británicos para la UE.

La jefa de Gobierno insiste en incluir en la negociación del Brexit, que puede dilatarse unos 24 meses, un futuro acuerdo comercial entre su país y los 27 países integrantes del bloque regional.

Mientras, el presidente del CE sostiene que solo se debe tratar ese asunto cuando se avance lo suficiente sobre las condiciones de la separación.

El 31 de marzo, apenas 48 horas después de recibir la misiva de May sobre el Brexit, el titular del CE divulgó unas directrices políticas para las negociaciones, donde excluyó tratar en paralelo a las mismas el marco de las relaciones futuras.

En ese documento se señala que el debate sobre la asociación post Brexit se abordará tras resolverse cuestiones prioritarias como el costo de la escisión para Londres; así como las garantías recíprocas de derechos para ciudadanos europeos radicados en Reino Unido y británicos residentes en naciones del bloque.

Entre los puntos de los lineamientos propuestos por Tusk que son rechazados por May se encuentra además el propósito de condicionar con el visto bueno de España la aplicación a Gibraltar de los acuerdos.

[:]