Clausura temporal de central azucarero que dañó al río Cauto

Bayamo, 25 ago .- La clausura temporal del central azucarero Grito de Yara, en la provincia de Granma, es una de las medidas que pesa sobre esa industria, por el daño causado al ecosistema del río Cauto, el más largo de Cuba.

El semanario La Demajagua publica hoy que alrededor de 38 toneladas de peces murieron en esa corriente de agua dulce, en mayo último, debido a la contaminación provocada por residuos del proceso industrial de la caña de azúcar en el ingenio más grande y nuevo del territorio.

Rafael Confesor Núñez, director de la unidad empresarial de base (UEB) Pescauto, dijo al rotativo que la pérdida equivale a 69 mil pesos cubanos, a precio de captura; pero con el habitual procesamiento de la carne y el conformado de varios surtidos, podría ascender a 499 mil pesos.

Esta última cifra, agregó, le fue demandada por la empresa Pescagram a su homóloga Azucarera Granma.

La delegación provincial del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente (Citma) impuso multas de 10 mil pesos a la UEB central azucarero Grito de Yara y a la homónima de atención a productores.

Según Esther Salgueiro, especialista de Medio Ambiente en la citada delegación, el central quedó clausurado hasta que mejore su sistema de tratamiento de residuales y, si incumple, no podrá moler en la próxima zafra.

Bertín César Puerta, inspector de la Unidad de Medio Ambiente del Citma en Granma, recordó que desde 2009 el “Grito de Yara” afecta el entorno, debido al manejo incorrecto de desechos en los cuales se incluye sosa cáustica.

Poca capacidad tienen las lagunas de estabilización, y falta comunicación entre el central y la unidad de atención a productores, esta última encargada de emplear los residuos en el fertirriego, cuando están aptos para ello, señaló.

La posibilidad de que el ingenio no participe en la próxima zafra parece cierta, porque los trabajos proyectados no concluirán este año, por su envergadura y el limitado equipamiento de la entidad que ejecuta la inversión.

Hilario Llossas, de la Empresa Azucarera Granma, informó que instalan metrocontadores o pluviómetros para medir el consumo de agua en los cinco ingenios de la provincia, además de dar mantenimiento a lagunas de estabilización y áreas de riego, con prioridad para el “Grito de Yara”.(AIN)