Nuevo telefilme cubano se rueda en Santa Cruz del Sur (+ Fotos y Declaraciones)

Nuevo telefilme cubano se rueda en Santa Cruz del Sur Un niño corre sin sosiego sobre las tablas de un viejo muelle ancorado al litoral costero, tras sus espaldas ese mar al que no pierde de vista, buscando allá, en el infinito, la ilusión materna tan elemental para su pequeña vida.

Imágenes en Facebook

No aparecen en el instante deseado los añorados mimos, ni siquiera sobre la más pequeña ola. La progenitora decidió dejar al crío en manos del padre cuando se le presentó la posibilidad de cumplir sus expectativas en una salida ilegal del país.

Es una escena del nuevo tele filme cubano actualmente en producción en la franja marítima de Santa Cruz del Sur, donde aún habitan varias familias de pescadores.

Cuando Pável Alejandro Barrios Sosa, escribió La Hoja de la Caleta, lo hizo inicialmente como una versión para Radio, idea transmitida a Jorge Campanería Peña, gran creador del audiovisual en la Televisión (TV) Camagüeyana. Este le solicita a Barrios elaborar una versión para la TV de 27 minutos, al leerla Campanería, la da a conocer a Oigres Suárez Suárez, creador en la Casa Productora de Telenovelas en La Habana.

La faena de Pável Alejandro motiva más a Jorge, quien lo exhorta a escribir un guión con vistas a un Teleplay, esta vez de 57 minutos, que se envía a la División de Dramatizados, donde se aprueba y llega hasta la Casa Nacional Productora de Telenovelas, donde se convocan a Mirta González Perera, especialista en dramaturgia y texto, y Marisela Pestana Martínez, Asesora, dando comienzo un proceso, al cual se suman el propio Barrios Sosa y Campanería, destinado a enriquecer la obra.

“Campanería y Oigres forman un dueto. Campanería me dijo que tenía una historia muy linda de mar y de tierra adentro, y a mí me gusta ese tipo de historia”, revela la González Perera

“La leímos, recuerda, y vimos, resultaba un proyecto sumamente interesante, al cual debíamos dedicarle tiempo para profundizar en los elementos fundamentales. Cuando se va a tocar un argumento es esencial tocar fondo, no nos podemos quedar en la superficie”.

Al aprobarse el proyecto, nos expone la directora de la nunca olvidada novela cubana Cuando el agua regresa a la tierra, “empezamos a tratar el tema dramatúrgico, estructurar bien, desarrollar determinados personajes, mejorar situaciones. En fin toda la faena que conlleva el análisis de una obra”.

Las fotos de varias locaciones le llegaron vía Internet: “Estaba de viaje”, sin embargo, “daba mis valoraciones sobre esas escenografías. Me parecían muy bellas. Lo que más me interesó fue este lugar con su historia pasada y presente, con los problemas causados por el huracán Paloma… la idea de trasladar el pueblo, existiendo de hecho un desarraigo y también otra diáspora”.

Alma

Mirta considera que este poblado, donde están filmando, tiene alma, “un alma diferente: va más allá del monumento a las víctimas del fenómeno atmosférico de 1932. Esa alma está en la tierra, en la forma de pescar, en la mirada de la gente…”

No deja de reconocer la afable fémina los problemas internos del Proyecto, “pero nunca por parte de la gente, el pueblo, los pescadores, los maestros, la directora de la escuela, la dueña de la casa, la vecina… Todos respetan esta labor, la asumen con mucho respeto como si fuera de ellos, a sabiendas de que otras personas estamos al frente de esto”.

De muy efectivo evalúa el apoyo dado por el Instructor de Arte Michel Rodríguez Rosabal, director del grupo de teatro santacruceño Abracadabra. “Él nos ha dado muchas ideas, ha facilitado los niños de su Movimiento de Aficionados. En todo momento podemos contar con Michel”.

Estima que los cubanos deben conocer este lugar: “Un pueblo que a pesar de su vulnerabilidad ante las inclemencias meteorológicas por encontrarse cerca del mar, está en pie”.

Argumento de la película

Ante la averiguación del reportero la respuesta pausada de González Perera no se hace esperar. “A mí me gusta el argumento de este Telefilme. Consideramos que el tema de la violencia, el tema del abandono, como contenidos generales, pueden ser tratados desde una mañana con un café, hasta una vida. En la violencia de género está la violencia del día a día, la violencia a desterrar de la cultura cubana”.

“Todo eso, dejó puntualizado, es preciso tocarlo en muchas obras para que la gente tome conciencia de cómo estamos y para dónde podemos ir. Si no tenemos rumbo nos perdemos en el camino. Me parece que todo esto está reflejado en este largometraje. Es un llamado al rescate de valores. Son estas nuestras armas… hay que saberlas usar”.

Un nuevo escalón

La fogosidad marina deja al menos pasar algo de brisa hasta el portal de una modesta morada donde Jorge Campanería Peña, nos atiende. Aprovechamos un breve receso de todo el equipo de producción para conocer otros pormenores, indispensables, a plasmar en la agenda. “Desde hace varios años venimos realizando este trabajo. Mirta ha aceptado gentil y maternal este Proyecto para la Televisión Cubana. Cada Proyecto es un nuevo escalón en el aprendizaje”.

Valora, como si fuera un alumno, a la González Perera. “Es una sabia del arte Audiovisual, ya sea en el cine como en la televisión. Una gran señora dentro de estos medios. Su presencia emana Magisterio. No sólo tiene vocación de educadora, además de gran artista. Se puede ver a través de la luz cómo ella se expresa, ejecuta, cómo se desenvuelve durante el rodaje, movimiento escénico, con los actores, las cámaras… Y eso para una persona interesada en el dramatizado es una bendición”.

Esencia en la Hoja de la Caleta

“La naturaleza de la película, prevista para ser televisada durante 90 minutos, está en el haber de nosotros los cubanos, de la familia cubana, de lo que somos y hemos sido, y nos gustaría ser. Es hablar de todo lo que nos sucede, partiendo de la historia de un niño”, plantea Campanería.

¿Más que ficción hay realidad?

-“Toda ficción parte de una realidad, aunque la realidad es más rica que la ficción. Toda ficción parte de una realidad, no sale de lo abstracto. Esta realidad puede ser en Santa Cruz del Sur u otro lugar de Cuba”.

– ¿Cómo piensa recibirán este Telefilme las familias en todo el país?

– “Me gustaría se sintieran parte de La Hoja de la Caleta. Me gusta pensar así”.

– ¿Ahora mismo cuántas ideas futuras pudieran estar surgiendo a Campanería?

-“Seguir bebiendo de la fuente de Mirta, y terminar el Proyecto”.

Minutos antes de filmar

Los días de filmación no han agotado en lo absoluto al carismático protagonista santacruceño Carlos Denis Fernández Menéndez. Su cabello castaño claro lleva el lacio crecido, “como lo requiere mi personaje, se llama Berto, vive en una casa aquí en La Playa. Berto está siempre triste porque su mamá lo abandonó, se fue ilegal para afuera, dejándolo solo con el papá. Esto trae como consecuencia que el papá toma mucha bebida alcohólica, y luego le da palizas”.

Lo anterior tiene una repercusión: “en la escuela Berto no copia las clases, no hace las tareas, por ese motivo la maestra va a visitar al papá de mi personaje en varias oportunidades”.

Durante el casting para la película “actúe normal, como soy…Me pidieron que hiciera una historia empleando unas palabras… Todo salió bien”, nos relata este pionero Moncadista del tercer grado en la Escuela Primaria José Martí.

Ahora durante la filmación de la película, Carlos Denis no siente “ni asomo de nervios. Domino el personaje. Voy a terminar este Telefilme como empecé: ¡Bien!… normal”.

Michel Rodríguez Rosabal, el Instructor de Teatro de Carlos Denis, y de otros de igual nivel escolar que participarán en el largometraje, considera es una experiencia substancial. “Relevante resulta en mi caso tener un pequeño personaje (Eduardo, joven pescador) en este largometraje; y sobre todo ver como en este municipio muchas personas se unen para lograr un bien común”.

“Le ha llegado la oportunidad al grupo Abracadabra, significa, al participar en La Hoja de la Caleta. Me siento contento al comenzar a recoger la cosecha sembrada de tantos años. Dicha grande es poder disfrutar de las actuaciones de otros de mis alumnos: Félix Israel Barrios Guevara, Daniel Peláez Mayol (Orlandito), Roberto Carlo Moreno Prieto (Facundo), Frank Piñón Perdomo y Endieri Naranjo Martínez”.

La experiencia profesional crece, manifiesta Rodríguez. “Estar al lado de Mirta y Campanería es una escuela, pues aunque ellos no se percaten yo los estoy observando y escuchando todo el tiempo, pues es bueno aprender de los que saben más, y es saludable estar a la sombra del árbol que más ramas tenga. Así seguimos avanzando”.

Yoandi Aballe Sosa (Tomás, padre de Berto), integra el elenco de actores dramáticos en Radio Cadena Agramonte. “Esta labor fílmica es distinta a lo que habitualmente hago, pues en la Radio hay que darlo todo con la voz. Ahora se trata de imágenes, gestos. Esta experiencia es agradable, buena, y estoy tratando con personas excepcionales… es un privilegio haberlas conocido. Me refiero a la gente de la producción, los camarógrafos, el equipo técnico, los directores”.

La violencia, aclara este padre de cuatro hijos, no tiene para nada que ver con él. “Los amo al igual que a mi esposa”.

Tiene la barba crecida, lo cual da un aspecto brutal a su fisonomía que embriaga por un criollo tabaco. “Esto se llama actuar. El actor vive distintas vidas. Nos parecemos a otras personas que no tienen nada que ver con nosotros”.

Lianet Pacheco Romero, exhibe la belleza representativa de la Ciudad de Los Tinajones. Un trigueño encantador le resalta. Es actriz en Radio Cadena Agramonte, y “hasta el mes de septiembre trabajé en el grupo de teatro Del Viento. Cada medio tiene características propias, aunque para la maestra Elena, mi personaje, esta labor resulta más difícil, pues no la había practicado”.

La educadora llega a Santa Cruz del Sur, “porque está evadiendo un problema sentimental… llega bastante acongojada. Después empiezan las dificultades en la escuela con los niños, quienes no respetan a Elena, hasta lograr todo lo contrario. Le da un rumbo valioso a la vida de Berto, y llega a ser importante para él”.

Actuaciones especiales

Fíguras jóvenes y experimentadas de reconocido prestigio en la TV cubana están presentes en este Tele Filme. Yoandra Suárez Borrego (Fidencia, madre de Berto), es un rostro difícil de olvidar, por su loable actuación, por sólo poner un ejemplo, en la Telenovela Salir de Noche.

Este nuevo papel lo ve “como un amplio espectro de emociones, lleno de matices. Pudiera calificarse como una mala madre, este personaje, pues abandona a su hijo. Como mamá al fin, no se arriesga a llevarse clandestinamente a Berto, teme, pudiera perecer en el mar. Pasa muchísimo trabajo en el exterior… regresa, deseando recuperar al niño. Así se desarrolla la trama”.

Suárez desea comentar otras cuestiones: “Es la primera vez que actúo como madre. Ya es otra cosa… es una ternura, lo siento así porque soy mamá en la vida real, eso ayuda bastante…”

Reinier Hernández Cabrera ha estado en producciones grandes, “por decirlo de alguna manera: Aventuras, Telenovelas, Seriales… Nunca antes había integrado elenco alguno donde se tocara un tema tan interesante como el de este Largometraje, donde se refleja la vida de los pescadores”.

“Mi personaje se llama Humberto, otro pescador, soy el mejor amigo de Tomás, busco transmitirle a él las cosas positivas, el optimismo”.

Sobre el escenario al que vendría, comunica “ni siquiera imaginaba cómo era… ni las costumbres de los pescadores. Vine al poblado antes de grabar, a conocer las personas de La Playa… sentir el ambiente, el mar; además de captar toda la información posible”.

La pesquisa viene como anillo al dedo. “María Emilia no me cae mal, como personaje al fin… es una buena persona, a quien no le cae bien es a Tomás, el papá de Bertico. Sin embargo ella vive preocupada por el niño y lo atiende de vez en cuando. María Emilia es solidaria…” declara Irela Bravo.

Tenaz resultó la gestión de Mirta González Perera, a pesar de los compromisos televisivos de la Bravo. “Me coincidieron varios programas: la grabación de un dibujo animado, lo previsto como conductora de Entre tú y yo, y otros tres programas del humorístico Vivir del Cuento. Estaba de verdad muy apretada de tiempo, pero Mirta se puso de acuerdo con los directores, no se de qué manera, y mírame de cuerpo presente aquí”.

Aunque estudió en el hogar las escenas donde intervendría, sólo había visto imágenes de la localidad santacruceña a través de la TV. “Es un encanto ver el mar tan cerca del lugar donde grabamos. Su gente es tan linda, cálida… Todo el mundo es cariñoso. Gracias a esta oportunidad no me perdí conocer personas tan familiares”.

Sobre el reencuentro con la González Perera, “quisiera decirlo de una forma tan linda, poética y no puedo”, exterioriza el excelente actor Manuel Porto.

“Esto es bien grande para mí, después de tantos años volver a reencontrarnos. Ella es una directora formidable, es una gente que ha significado mucho en una generación: la mía. Hicimos un frente en esa generación de directores y actores defendiendo conceptos; puntos de vistas; proyecciones de futuro; líneas estéticas… Esos directores se enfrentaban a la mediocridad, y arrastraron junto a ellos a un grupo de actores, como a mí, a pensar como ellos, a proyectarnos de otra forma”.

La actual producción le parece bastante interesante, “muy contemporánea, de una vigencia extraordinaria, y dentro de 30 años va a seguir teniendo validez”.

– ¿Qué tributa su nuevo personaje?

– “Este personaje simboliza una generación, aporta valores, aunque participa en cuatro escenas. Sin embargo en el contenido, en lo profundo, es aportador”.

– ¿Cuánto pudiera decir de su casi medio siglo de vida actoral?

-“Creo haber estado haciendo lo que me tocó. Soy de una generación que tuvo que meterle el pecho a la situación, y de ella surgieron grandes oficiales, artistas, médicos, ingenieros, científicos…No creo haber ejecutado nada del otro mundo. De pronto descubrieron en mí un talento, ni yo mismo lo sabía.

La Revolución me ayudó a desarrollar esta aptitud, y me di cuenta de la importancia de esta profesión para ayudar a las personas a convertirse en mejores seres humanos. Soy sencillamente un actor que ha tratado de hacer las cosas lo mejor posible, y llevar este mensaje al pueblo”.

– ¿El actor debe prepararse constantemente?

– “El que piense que porque ha tenido varios protagónicos o porque tiene 40 y tantos años de carrera, ya se lo sabe todo, ya lo logró todo, está equivocado, porque cada personaje a interpretar es distinto, se aprenden cosas nuevas. El artista también le aporta cuestiones atrayentes a ese personaje, y se completa a su vez más el actor dentro de la carrera.

La principal función del arte es mejorar a los seres humanos, mejorarle el gusto, la visión artística; la comprensión de la sociedad.”

(Por: Raúl Reyes Rodríguez/ Colaborador de Radio Santa Cruz)