Paradoja de la justicia yanqui ante los Cinco

Paradoja de la justicia yanqui ante los CincoLa Habana, 13 may .- Mientras Cinco cubanos que solo defendían a su patria del terrorismo esperan en prisión una decisión de la Corte Suprema de EE.UU., ese país libera a dos agentes israelíes que robaron documentos militares.
   
Debido a un amañado juicio, René González, Gerardo Hernández, Antonio Guerrero, Ramón Labañino y Fernando González, Los Cinco como se les conoce internacionalmente, siguen encarcelados hace más de diez años en cinco prisiones distintas del inmenso territorio norteamericano con contactos severamente restringidos con sus familiares.
   
Estos patriotas fueron arrestados hace más de una década por el Buró Federal de Investigaciones (FBI) en Miami cuando infiltraban grupos terroristas de esa ciudad, y luego acusados de conspiración para espiar cuando ellos nunca se acercaron ni a la sombra de un documento secreto de Estados Unidos, comenta hoy el rotativo Granma.
   
Los Cinco fueron condenados a largas, injustas y desproporcionadas sentencias, y esperan en prisión una decisión de la Corte Suprema estadounidense.
   
Paradójicamente dos agentes israelíes que se apropiaron de "una biblioteca de documentos del Pentágono (máxima jefatura de Defensa de EE.UU.)", según la investigación del FBI, no tendrán que enfrentar ante el tribunal cargos de espionaje en Estados Unidos.
   
Steve Rosen y Keith Weissman, dos ex dirigentes del Comité de Asuntos Públicos Estadounidense Israelí (más conocido por sus siglas AIPAC), fueron acusados de conspiración por pasar información secreta de Defensa a un diplomático de la embajada de Israel entre abril de 1999 y agosto del 2004.
   
El AIPAC, el multimillonario lobby israelí que subsidia a la mayoría de los políticos norteamericanos, mantiene en la capital norteamericana a miles de "representantes" que están en contacto permanente con políticos y funcionarios.
   
La decisión de liberar a estos agentes israelíes -altamente política y necesariamente consultada al más alto nivel- ha sido anunciada por Dana Boente, fiscal interina del distrito Este de Virginia. (AIN)