Investigadores señalan avance gradual y sin retrocesos del modelo económico cubano

Investigadores señalan avance gradual y sin retrocesos del modelo económico cubanoLa Habana, 13 nov.- Los cambios en el modelo económico cubano se realizan con gradualidad, pero sin retrocesos, evidenciaron en sus análisis investigadores del país en la cuarta edición del libro Miradas a la Economía Cubana, presentada en la capital.

En esta ocasión, los expertos centraron sus estudios en las relaciones y tensiones surgidas entre la búsqueda de la eficiencia en la economía y la equidad social.

El volumen, como los anteriores, demuestra el rol de los especialistas sociales de la isla: adelantarse a las políticas proponiendo ideas académicas, dijo Omar Everleny Peréz Villanueva, uno de sus compiladores, durante la cita en el Museo Biblioteca Servando Cabrera Moreno.

Subrayó que el texto recoge los retos y aciertos que se encontrarán los hacedores de políticas en el futuro inmediato, y acotó que las medidas tomadas hasta ahora y las de los próximos años, deben conducir a un país más eficiente, productivo, y a la vez heterogéneo, donde participen formas estatales y no estatales.

Con respecto al aporte de la academia en el contexto actual, Armando Nova González, otro de los autores, señaló que hoy existe un diálogo más fluido y estructurado con los decisores, lo cual demuestra la trascendencia de las ideas de los expertos en la elección de las mejores políticas.

Así, la nueva mirada tiene el propósito de contribuir a un intercambio que responda interrogantes e incorpore otras a la reflexión, no solo de interés para especialistas del ramo y decisores, sino para la población en general, en aras de fomentar los conocimientos sobre la economía.

Desde un enfoque multidisciplinario, las páginas del libro recogen temas importantes para Cuba que trascienden lo estrictamente económico como los retos de la equidad social en los momentos actuales.

La doctora María del Carmen Zabala Arguelles comentó que toda coyuntura de cambios trae consecuencias diferenciales para hombres y mujeres, y develarlas es una posibilidad de actuar sobre ellas.

A su vez, Teresa Lara Junco se propuso incorporar al plano macroeconómico el análisis de la “economía del ciudadano”, nueva dimensión de la equidad en el contexto cubano de actualización.

Según consta en el prólogo del libro, el término se refiere al trabajo no remunerado en la esfera doméstica, el cual mantiene la fuerza laboral actual, y se relaciona con el bienestar y los desafíos de la conciliación de la vida laboral y familiar en el empeño por alcanzar la equidad de género.

Los impactos del turismo en la economía y la sociedad cubana, así como la continuidad de los cambios en la agricultura, también fueron puntos de mira para los autores. (AIN)