Congreso EE.UU. continúa debate sobre ataque militar contra Siria

Congreso EE.UU. continúa debate sobre ataque militar contra Siria Washington, 11 sep .- El Congreso de Estados Unidos continuará hoy los debates en torno a un eventual ataque militar contra Siria, matizado con la perspectiva de la propuesta negociadora de Rusia en el Consejo de Seguridad de la ONU.

La dinámica de la polémica doméstica e internacional acerca de una intervención en el país árabe cambió en las últimas 48 horas, a pesar de que influyentes congresistas y el propio presidente Barack Obama insisten en que debe continuar la presión militar contra Damasco.

La intervención del mandatario anoche en horario estelar tuvo la intención de cambiar la correlación en la opinión pública estadounidense sobre el tema, en momentos en que más del 60 por ciento de los norteamericanos se manifiestan en contra de una acción de fuerza contra Siria.

El gobernante, que enfrenta uno de sus momentos más difíciles de su mandato, pensó inicialmente que su intervención pública estaría dirigida a buscar apoyo para una acción militar con el fin de castigar a Damasco por el supuesto uso de armas químicas, señala el diario The New York Times.

Pero quienes escriben los discursos del jefe de la Oficina Oval tuvieron que revisar sus borradores e incluir referencias a la propuesta de Rusia, centrada en la opción de que Siria ponga sus armas químicas a disposición de organismos internacionales.

La administración exige al Congreso que mantenga la presión sobre la nación del Levante mientras la Casa Blanca evalúa si la propuesta rusa es seria o está destinada a obstruir una agresión, añade el Times.

En ese contexto, está pendiente la reprogramación de un encuentro del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas que estaba previsto para este martes y fue pospuesto ante la falta de consenso sobre los términos de la resolución que se está negociando.

La opción que ofrece Francia es exigir a Damasco que informe detalles sobre las armas químicas en sus inventarios y las entregue a inspectores internacionales, en tanto pide una condena de la entidad mundial por la supuesta agresión con sustancias tóxicas por parte del ejército sirio el pasado 21 de agosto contra civiles.

El canciller ruso Sergei Lavrov, calificó de inaceptable una eventual resolución que invoque el posible uso de la fuerza contra el país árabe, por lo que el Kremlin prepara una propuesta que encomia la decisión siria de poner dichos artefactos bajo supervisión internacional.

Rusia propone una declaración de la presidencia del Consejo, que llama al secretario general Ban Ki-moon a implementar esa medida, y señala que los inspectores internacionales serían enviados a Siria para controlar las armas químicas y tomar las medidas necesarias para su posterior eliminación.

En ese contexto, el Pentágono asegura que las fuerzas y medios previstas para realizar un golpe militar contra Siria están disponibles y los planes se mantienen vigentes, en caso de que Obama se decida por una acción bélica.

El secretario de Defensa, Charles Hagel, y el presidente de la Junta de Jefes de Estado Mayor, general Martin Dempsey, comparecieron la víspera durante más de tres horas ante el Comité de Servicios Armados de la Cámara de Representantes, donde ofrecieron pocos detalles sobre las posibles variantes de las acciones.

Dempsey, el militar de más alto rango en Estados Unidos, dijo que los servicios armados tienen una lista de posibles objetivos a batir en territorio sirio con el fin de impedir que las autoridades del país árabe utilicen el armamento químico y a la vez degradar las capacidades defensivas del ejército de esa nación. (PL)