Jóvenes se adentran en el arte del torcido de tabaco

Jóvenes se adentran en el arte del torcido de tabacoPinar del Río, 2 jun .- Jóvenes se adentran en el arte de torcer tabaco mediante cursos impartidos en la fábrica Francisco Donatién, de esta ciudad, con lo cual siguen la tradición transmitida de generación en generación de ese cultivo emblemático de Pinar del Río.

Los primeros adiestramientos se iniciaron el año anterior con una duración de nueve meses, lapso en el que los instruidos aportan a la economía nacional, al elaborar puros para la venta en fronteras, aseguró a la prensa Alfredo Alvarez, director de la factoría.

Tras el egreso –precisó- los nuevos trabajadores se suman a la elaboración de los habanos dirigidos a la exportación, con reconocido prestigio en el mundo.

Atraídos por esa manufactura, cada mes unos 14 mil turistas extranjeros visitan la fábrica, de mediados del siglo XIX y exponente aún de un ambiente arquitectónico colonial, confirman estadísticas de la propia entidad.

Allí el turista puede observar desde la selección de la materia prima, sin igual por su calidad, hasta el acabado final del torcido, junto al delicado quehacer del lector de tabaquería, oficio propuesto a la UNESCO para integrar la lista de Patrimonio Inmaterial de la Humanidad.

Según directivos de la '' Francisco Donatién'' , la fábrica espera reiniciar en próximos meses el torcido de la marca Vegueros confeccionado con hojas genuinamente pinareñas, lo cual agregará competitividad a la industria por su buen prestigio en el mercado.

En la instalación, se confeccionan vitolas de los sellos Trinidad, Cohíba, Romeo y Julieta y Partagás, a las cuales se añadirá nuevamente la Vegueros, todas obtenidas con centenarios procedimientos artesanales. (AIN)