¿Las rocas se alteran?

¿Las rocas se alteran?El intemperismo es el proceso de transformación química de las rocas en suelo, que por lo general las degrada, cambia su composición, disminuye su resistencia y eventualmente conduce a su formación, según definición de la Sociedad Cubana de Geología.

En el caso de Cuba, se presenta muy activo a causa de la fuerte irradiación solar, las modificaciones de la temperatura, las lluvias y la existencia de minerales como el silicio, aluminio, oxígeno, uranio y potasio.

Pero gracias a su acción, y a la gran variedad de substratos rocosos del territorio nacional, existe en la Isla una considerable cantidad de tipos de suelos.

Sin embargo, debe estarse atento a su desarrollo porque desencadena otros eventos que constituyen peligros, entre ellos, la erosión, los derrumbes y los deslizamientos.

Si solo se toma en cuenta sus efectos en rocas granulares, puede apreciarse que termina por convertir un terreno común en un páramo pedregoso, casi inutilizable.

En cambio, este mismo proceso genera llamativas formas del relieve como La Gran Piedra, en la provincia de Santiago de Cuba, beneficiada por la naturaleza, con los sistemas montañosos de más altura en la isla.

Allí abundan las huellas dejadas por la rica historia cubana, en complemento con aportes únicos de la naturaleza como lo es la Sierra de la Gran Piedra.

Incluso, esa roca está registrada en el libro Guinness Records, por ser la única de su tamaño -conocida- a mayor altura en el orbe, a mil 234 metros sobre el nivel del mar y la tercera por su dimensión en el mundo.

El Guinnes Records es editado anualmente, con una colección de hechos mundiales sobresalientes, tanto de logros humanos como de la naturaleza.

Es decisiva la influencia del intemperismo, igualmente, en la acumulación de minerales metálicos como las lateritas niquelíferas, que contienen hierro, níquel y cobalto.

Su mayor riqueza está localizada en la región de Moa-Baracoa y en Pinares de Mayarí, en la provincia de Holguín, a unos 800 kilómetros de La Habana.

Uno de los mayores riesgos asociados al intemperismo es la erosión por el hecho de que las rocas frágiles y los suelos son fácilmente transportados por la lluvia, lo cual provoca la contaminación de las aguas y la pérdida de fertilidad de la tierra, entre otros problemas. (AIN)