Camagüey, capital del agua

Camagüey, capital del aguaCamagüey es hoy la sede central de la celebración cubana por Día del Trabajador Hidráulico y el aniversario 50 del Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos (INRH), que se festeja este 10 de agosto.

Con mayor número de obras y segunda en capacidad de embalse del país, la provincia consolida la Voluntad Hidráulica, programa ideado por el líder de la Revolución, Fidel Castro Ruz, a partir del trágico balance causado por los azotes e inundaciones del ciclón Flora, en octubre de 1963.

Una jornada que incluyó la exposición de los logros del gremio durante el medio siglo del organismo, conferencias, visitas a instalaciones hidráulicas, encuentros entre trabajadores destacados, fundadores activos, jubilados y trabajadores del sector en el territorio más extenso de Cuba, matizó los días previos al acto que tendrá lugar hoy, en el Centro Integrado de Tecnologías del Agua (CITA).

Al calor de la conmemoración, 32 importantes inversiones recibieron impulso en Camagüey; entre otras, el mejoramiento del sistema de abasto al balneario turístico Santa Lucía; el acueducto rural de Lugareño, que beneficiará con agua potable a domicilio a más de 5 000 habitantes, y la rehabilitación de redes hidráulicas en la ciudad
capital, conductoras y tuberías que en su mayor parte datan de 1913.

El proyecto de sustitución de viejas tuberías y colocación de nuevas redes en la ciudad de Camagüey -tercera más poblada de Cuba- abarcará 481,5 kilómetros de conductoras de diversos diámetros, que ampliarán y elevarán la calidad del servicio del acueducto local.

Otra obra relevante en ejecución es la reparación del hidrorregulador Durán, averiado por los huracanes, de cuyo funcionamiento se sustenta el riego de una buena parte de las plantaciones arroceras de la Empresa Ruta Invasora, en el municipio de Vertientes, ubicado en la franja del medio sur del territorio.

En esta provincia, el INRH no solo mantiene 81 obras hidráulicas con indicadores de excelencia, según los resultados de la emulación nacional de ese Instituto, sino que además, envía ingenieros, técnicos y trabajadores calificados para apoyar inversiones sociales y económicas en Santiago de Cuba, Holguín, y Sancti Spíritus.

Por Rolando Sarmiento Ricart