Declaración de Quito, mandato y plan para América Latina

Declaración de Quito, mandato y plan para América LatinaQuito, 8 feb .- La Declaración de Quito, suscrita por 32 países en su XVIII Foro y primera reunión ministerial de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), es carta regional de presentación para la Cumbre Río+20.

Así afirmó en entrevista con Prensa Latina y un reducido grupo de periodistas, la ministra ecuatoriana Coordinadora de Patrimonio, María Fernanda Espinosa, tras calificar de histórico el encuentro de ministros de Medio Ambiente concluido aquí el pasado viernes.

El sistema multilateral es tremendamente complejo, comentó Espinosa, y con la Declaración de Quito tenemos un claro mandato y una hoja de ruta, para profundizar esfuerzos en el tema de propiedad intelectual, la reducción de emisiones y el desarrollo sostenible.

Aquí tenemos un plan de trabajo ya hecho, en el que destacan la nueva arquitectura financiera con la creación de mecanismos regionales, el combate a la pobreza y la inequidad, fundamental para nuestra región que es la más desigual del planeta, entre otros temas.

Si ciertas acciones no logran cuajar en las decisiones finales de la Cumbre Río+20, donde estaremos los 194 países, a nivel regional sí tenemos el rumbo trazado en materia de desarrollo sostenible, advirtió Espinosa al subrayar la tremenda fuerza de la Celac.

En el tema de la crisis ambiental y ecológica no somos todos iguales, subrayó, al denunciar que quienes

sobreconsumen, contaminan y generan la mayor cantidad de emisiones, no son precisamente los países latinoamericanos y caribeños.

Es un problema ético, recalcó, el generar mecanismos de corresponsabilidad, "en ciertas cosas llegaremos a acuerdo y en otras los países desarrollados dirán no, pero nosotros diremos sí, con responsabilidad y una hoja de ruta que ahora tenemos".

Ahora, dijo, estamos discutiendo nuestros modelos de desarrollo, nuestras formas de producción y consumo, y la propia supervivencia del planeta, por lo cual destacó la importancia de la reunión de ministros preparatoria a la Cumbre Ambiental de Doha, Catar.

Esta reunión, precisó, será en Tokio, Japón, el 1 de marzo próximo, con 10 países entre los cuales está invitado Ecuador, "por su posición soberana y creativa, cuestionamos pero proponemos".

Las grandes economías de América Latina se preguntan al más alto nivel político cuál es el futuro que tenemos, cómo podemos reorganizar nuestro futuro para no acabar con la base material del desarrollo que es la naturaleza, aseveró Espinosa.

Desde la perspectiva ecuatoriana, subrayó, es no sólo la base material, sino un sujeto de derecho reconocido en la propia Constitución, la naturaleza como un espacio de vida.

Muchos de los grandes temas de debate hoy en el mundo se refieren a conflictos en zonas geográficas, donde nos preocupa y duele lo que está pasando, apuntó, pero este tema importa e involucra a todos: el cambio climático y la supervivencia del planeta.

Según las últimas cifras, informó, hoy tenemos unos 100 millones de refugiados climáticos en el planeta y si hay una pandemia planetaria esa es la crisis ambiental, lo cual explica que se traten estos temas al más alto nivel político, sentenció Espinosa. (PL)