ONU atenta a crisis en Siria

ONU atenta a crisis en SiriaNaciones Unidas, 6 feb .- Luego del fracaso de las potencias occidentales en su intento de utilizar al Consejo de Seguridad como paraguas para un cambio de régimen en Damasco, Naciones Unidas inicia hoy otra semana sin quitar la vista de Siria.

En la sede de la ONU en Nueva York todavía este lunes se respira la tensión vivida el sábado durante una sesión extraordinaria de ese órgano convocada por presiones de Estados Unidos, Francia y Gran Bretaña.

El objetivo era aprobar una resolución que imponía una larga lista de exigencias al gobierno sirio que lo dejaban a merced de los grupos armados opositores, además de forzar al presidente, Bashar al-Assad, a transferir el poder.

Sin embargo, esas pretensiones fueron anuladas por Rusia y China al hacer uso del derecho de veto que le otorga su condición de miembros permanentes del Consejo de Seguridad, el mismo privilegio de que disfrutan Estados Unidos, Francia y Gran Bretaña.

La postura rusa y china desató una inmensa ola de ataques contra Moscú y Beijing en el mundo occidental encabezada por la secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton, quien llamó a crear una coalición ajena a la ONU para actuar contra Damasco.

Washington trabajará con "los amigos de la democracia siria para apoyar a los opositores" del presidente Al-Assad, dijo la funcionaria sin guardar el recato diplomático del cargo que desempeña.

Mientras, en los pasillos de Naciones Unidas abundan los comentarios sobre la clara y parcializada postura asumida por el secretario general de la organización, Ban Ki-moon, a favor de las potencias occidentales y contra el veto de Rusia y China.

Aunque sin mencionar a estos dos países, el titular del organismo mundial sostuvo que el fracaso de la resolución socava el papel de la ONU y de la comunidad internacional.

Se trata de "una gran decepción para los pueblos de Siria y el Medio Oriente y todos los defensores de la democracia y los derechos humanos", indicó.

Luego de la votación del sábado, el embajador de Siria ante la ONU, Bashar Jaafari, aseguró que los promotores del texto trataban de convertir a Naciones Unidas "de un instrumento creado para la paz en una herramienta para la guerra".

El representante de damasco acusó a occidente y a algunos países árabes de financiar y apoyar a los grupos armados opositores que tratan de derrocar al gobierno de Al-Assad.

El Consejo de Seguridad inicia la semana con una sesión dedicada al trabajo de la misión de la Unión Africana en Somalia, pero también estará atento a la entrevista que el canciller ruso, Serguei Lavrov, sostendrá mañana en Damasco con el presidente sirio.

Y también seguirá de cerca los pasos de la Liga Árabe hasta la reunión ministerial que tiene programada para el próximo sábado en El Cairo. (PL)