A los 65 años, Eliades Ochoa está como nunca

A los 65 años, Eliades Ochoa está como nuncaSantiago de Cuba, 19 dic. – Eliades Ochoa está “como nunca”: a sus 65 años tiene buena salud y brilla en el panorama de la música internacional como estandarte de la cultura cubana.
   
El guajiro de las lomas de Mayarí recién completó 92 exitosos conciertos en países de todos los continentes, en el año 2011; está a punto de lanzar una trilogía donde por primera vez dedica íntegramente un disco al bolero y uno a la música instrumental; y fue nominado a la próxima entrega de los Premios Grammy.

Su álbum Afrocubism –colaboración con reconocidos músicos de Mali, nombrado como el mejor del mundo en el año 2010 por la revista norteamericana National Geographic- es uno de los aspirantes al codiciado gramófono dorado en la categoría de Música del Mundo.
   
Es el cuarto fonograma del trovador que participa en el concurso estadounidense, pues en 1999 ganó en el mismo apartado como miembro del Buena Vista Social Club, y fue nominado también en 2000 y 2001 por sus producciones Sublime Ilusión y Tributo al Cuarteto Patria.
   
Con la humildad que lo enaltece, Eliades dijo a la AIN -a pocas horas de su regreso a Cuba tras una extensa gira por Europa-, que ese reconocimiento es un premio a la música tradicional de la Isla; a sus hermosas letras, melodías llamativas y la sabrosura que obliga a la gente a moverse.
   
Yo la cultivo con muchísimo respeto –expresó-, pues es una deuda que tengo con los grandes artistas que conocí por los años 60 en la Casa de la Trova de Santiago de Cuba, que es mi casa, y donde aprendí de Sindo Garay, Compay Segundo, Miguel Matamoros y Ñico Saquito.
   
"Afrocubism", mezcla de ritmos e instrumentos africanos y cubanos, contiene piezas de los repertorios de ambas partes, con una gran riqueza tímbrica por la comunión entre sus músicos.
   
Al clásico formato de septeto para la interpretación sonera del grupo Patria, y la inseparable guitarra de Eliades, se unieron la cora de Toumani Diabaté, el n’goni de Bassekou Kouyate, la guitarra de Djelimady Tounkara, el balafón de Lassana Diabaté y el cantante Kasse Mady Diabaté.
   
Ahora, espera presentar en el 2012 los discos Un bolero para ti, selección de piezas de renombrados compositores  latinoamericanos y su propia autoría; Mi guitarra canta, en intimidad con su instrumento; y Eliades Ochoa y la banda del Jigüe, con géneros bailables de la música popular cubana como la guaracha y el son montuno.
   
Los tres saldrán con el sello cubano EGREM, tras varios años de contratos con disqueras extranjeras, y fueron grabados en los Estudios Siboney de esta ciudad.  En todos los casos lo acompaña el grupo Patria.
   
Quisiera volver pronto a Santiago de Cuba, a tocar en “la Trova”, donde incluso los taburetes le recuerdan los años de su infancia en la serranía oriental cuando aprendía a tocar guitarra con sus padres, en la Loma de la Avispa, afirmó.(AIN)