Egipto: Dividido entre gobierno de unidad y de salvación

Egipto: Dividido entre gobierno de unidad y de salvación El Cairo, 27 nov .- Manifestantes egipcios insistieron hoy en la formación de un gobierno de salvación nacional, mientras el flamante primer ministro Kamal Al-Ganzouri, designado por la Junta Militar, busca alianzas para dirigir un gabinete de unidad.

Los activistas que desde el día 18 protestan en la plaza Tahrir, en el centro capitalino, extendieron su demostración hasta la cercana sede del Consejo de Ministros para expresar el desacuerdo con un Ejecutivo tutelado por el Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas (CSFA).

El reclamo se intensificó en las últimas 24 horas después de los enfrentamientos del sábado que provocaron un muerto y una decena de heridos cuando fuerzas de seguridad intentaron desalojar a inconformes que bloquearon el acceso al edificio del Gobierno.

La protesta tenía como fin hacer palmario el rechazo a Al-Ganzouri, a quien el jefe del CSFA, mariscal de campo Mohamed Hussein Tantawi, otorgó "plena autoridad" para negociar con figuras políticas la creación de un gabinete de unidad.

El jefe de gobierno designado pidió ayer a las denominadas fuerzas revolucionarias egipcias que lo rechazan, un plazo de al menos dos meses para satisfacer "todas sus demandas", y deploró las sentadas frente al Ejecutivo porque -dijo- "harán mi misión más difícil".

Al-Ganzouri intentó aplacar las críticas a su nombramiento con una oferta para formar un consejo consultivo que incluiría a aspirantes a la presidencia y otras figuras apoyadas por los manifestantes de Tahrir, como el premio Nobel de la Paz Mohamed ElBaradei.

Dicho consejo lo integrarían ElBaradei, exdirector general del Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA), así como el también candidato presidencial islamista Hazem Salah Abou-Ismail y otros propuestos por los activistas de Tahrir.

La ofensiva para contener la repulsa de la calle llevó a Tantawi a reunirse el sábado, por separado, con ElBaradei y Amr Moussa, exsecretario general de la Liga Árabe, quien igualmente pretende llegar a la primera magistratura de Egipto, según la agencia oficial MENA.

En los encuentros el jefe del CSFA abordó la situación del país, pero no hubo compromisos a dejar el poder de la forma que lo demandan los manifestantes, e insistió en un proceso de transición gradual que incluye las elecciones legislativas que comienzan este 28 de noviembre.

Un grupo significativo de movimientos sociales y partidos políticos convocó este domingo una masiva movilización, la tercera en menos de una semana y llamada de "la legitimidad revolucionaria", para exigir a los militares que cedan el poder de inmediato a una autoridad civil.

A la par, la Coalición de Jóvenes de la Revolución y el Movimiento 6 de Abril recalcaron que un gobierno de salvación nacional es la alternativa para suceder a Essam Sharaf, quien renunció como primer ministro por la mayor ola de protestas tras la caída de Hosni Mubarak.

Esos grupos negaron cualquier contacto con Al-Ganzouri y propusieron a ElBaradei encabezar el hipotético gabinete de salvación, a partir de contactos bilaterales y una encuesta realizada en Tahrir.

El extitular del OIEA respondió anoche afirmativamente y en un claro golpe de efecto dijo estar "listo" para renunciar a sus ambiciones presidenciales, si le piden asumir como primer ministro y solucionar la actual crisis, siempre que la Junta Militar se aparte del poder.

La encuesta arrojó que el exdiputado y líder del partido Karama Nasserista (izquierda) Hamdeen Sabahi, y el exmiembro de la Hermandad Musulmana y aspirantes a la presidencia Abdel-Moneim Aboul-Futtouh, serían los dos viceprimeros ministros del anhelado gabinete. (PL)