Mil origamis para que regresen Los Cinco

Mil origamis para que regresen Los CincoCon más de una década de fundado, el taller “Mil grullas por la paz” se incorporó este verano a las iniciativas de la Oficina del Historiador de la Ciudad de Camagüey para el período vacacional.

De la mano de Arianna Guerra Hernández, una joven de solo 19 años de edad, marcha esta propuesta de recreación sana que enseña a los infantes agramontinos el arte de hacer figuras con papel; una milenaria tradición japonesa que, aseguran los entendidos, desarrolla la expresión artística e intelectual.

“Empezamos a trabajar hace tres semanas, y hemos tenido muy buena acogida. Los niños asisten todos los martes, miércoles y jueves, desde las diez de la mañana y hasta el mediodía”.

El pequeño grupo inicial ha ido creciendo paulatinamente, y ya suman más de una veintena los infantes que asisten al taller, con sede en la Casa de la Diversidad Cultural, situada frente al emblemático parque Ignacio Agramonte.

Las edades de los asistentes oscilan entre los seis y 15 años y además de aprender a confeccionar diferentes origamis, allí aprenden sobre la cultura, tradiciones e historia nipona, sobre todo aspectos relacionados con la segunda guerra mundial y el lanzamiento de las bombas atómicas contra Hiroshima y Nagasaki.

Apuntó Arianna que allí tratan “de sensibilizar a los niños y adolescentes para inculcar en ellos valores humanos. Les hablamos sobre el genocidio que cometió Estados Unidos en Japón durante la última conflagración mundial, y de la necesidad de luchar por la paz.”

Este 6 de agosto cuando se cumplen 66 años del lanzamiento de la bomba atómica contra Hiroshima, a lo que se sumó tristemente tres días más tarde la ciudad de Nagasaki “Mil grullas por la paz” es la denuncia de los infantes agramontinos contra esta y todas las injusticias del mundo.

La joven instructora también refiere que desde que el taller surgió, hace 11 años, como iniciativa de la Asociación Cubano Japonesa en Camagüey, “hemos mantenido ese precepto y ahora, además, denunciamos, desde el arte, la injusta condena a los cinco antiterroristas cubanos prisioneros en Estados Unidos y con ese objetivo realizaremos una exposición el próximo 18 de agosto, en la Casa de la Diversidad Cultural, con origamis realizados por los niños”.

Otro proyecto en el que trabaja ese grupo es en la confección de mil grullas -figura que para los nipones simboliza paz, amor y longevidad- para presentarlas en la Plaza de la Revolución Mayor General Ignacio Agramonte y Loynaz, como parte de la gigantesca muestra que organiza la Oficina del Historiador de la Ciudad de Camagüey para despedir la temporada vacacional el próximo 28 de agosto.

Cuando lo hayan logrado será ese un regalo muy especial para Los Cinco y como bien expresa Arianna Guerra Hernández, encargad del taller de origami, podrán pedir un deseo que todos deseamos se convierta en realidad lo antes posible.

“Una leyenda japonesa asegura que quien confeccione mil de estos origamis podrá pedir un deseo, y éste se cumplirá. Nosotros pediremos la libertad para Antonio, Ramón, Fernando, René, y Gerardo.“
 

Por Olga Pardo San Román/ Radio Cadena Agramonte.