Honran en Cuba a Carlos Manuel de Céspedes, Padre de la Patria

Honran en Cuba a Carlos Manuel de Céspedes, Padre de la PatriaSantiago de Cuba, 20 jun.- El prócer Carlos Manuel de Céspedes, el Padre de la Patria, recibió el homenaje del pueblo santiaguero, con una sencilla ceremonia realizada ante el mausoleo que guarda sus restos en el Cementerio Santa Ifigenia.

Al celebrarse este domingo el Día de los Padres, una representación de combatientes de la Revolución, de las organizaciones políticas y de masas, pioneros y jóvenes peregrinaron hasta su tumba para honrar a quien se considera el fundador de la nación cubana.

Una ofrenda floral en nombre de todos los cubanos se depositó en el mausoleo, en medio de honores militares, y luego se escuchó la canción La Bayamesa, la primera canción amorosa cubana, compuesta por José Fornaris y la música de Carlos Manuel de Céspedes y Francisco Castillo Moreno.

También se recordaron las palabras del retrato de José Martí sobre el Prócer: De Céspedes el ímpetu […] es como el volcán, que viene, tremendo e imperfecto, de las entrañas de la tierra […]. De Céspedes el arrebato […] desafía con autoridad como de rey. […]. Y no fue más grande cuando proclamó a su Patria libre, sino cuando reunió a sus siervos, y los llamó a sus brazos como hermanos.”

En la ceremonia, presidida por Lázaro Expósito, miembro del Comité Central y Primer Secretario del Partido en la provincia, se recordaron las circunstancias por las que Céspedes es considerado el Padre de la Patria.

Fue en mayo de 1870, cuando el capitán general de la Isla, Caballero de Rodas, le envió un mensaje comunicándole que su hijo menor, Oscar, había sido capturado y condenado a muerte, por lo que le proponía ofrecerle la vida del joven a cambio de un arreglo personal.

La respuesta de Céspedes fue tajante: Oscar no es mi único hijo, soy el padre de todos los cubanos que han muerto por la Revolución.

El tres de junio su hijo fue fusilado, y Céspedes proseguía su lucha independentista, por la que cayó abatido a balazos el 27 de febrero de 1874.

“Señor de hombres que fue una vez, padre de un pueblo que fue luego”, escribió Martí posteriormente. (AIN)