Maceo y Che: Titanes de siempre

Maceo y Che: Titanes de siemprePor esos extraños avatares de la historia, dos grandes llegaron a este mundo un mismo día de diferentes años, el 14 de junio. Antonio Maceo y Grajales, el Titán de Bronce, en 1845 en Santiago de Cuba y Ernesto Guevara de la Serna, el Che, en Rosario, Argentina, en 1928.
Maceo y Che: paradigmas de entereza y bravura
Homenaje al Che Guevara en La Higuera, Bolivia

Mas la vida de luchas por la cual alcanzaron la gloria, ambos la hicieron en Cuba. El primero contra el colonialismo español e incipiente imperialismo yanqui. El segundo contra la tiranía de Fulgencio Batista, lacayo de Estados Unidos, gobernante ambicioso, que bañó la Isla con la sangre de sus mejores hijos, la mayoría jóvenes.

Ambos ofrendaron sus vidas en aras de causas justas, perdurables. Maceo cayó abatido por una bala española, mientras extendía la lucha insurreccional hacia el occidente de Cuba. Al Che le quitaron la suya en La Higuera, localidad montañosa de Bolivia, cuando cumplía el sagrado deber del internacionalismo.

Cuba recuerda a quienes son y serán paradigma de entereza y bravura, cada uno en el momento histórico que les tocó vivir.

Las nuevas generaciones de cubanos, acuciadas hoy con el aguijón del mismo imperialismo de siempre, se plantan como en Baraguá y dicen a quienes pretenden hacer de Cuba un estercolero: No nos entendemos. Y ratifican el legado de Maceo: "Quién intente apropiarse de Cuba recogerá el polvo de su suelo anegado en sangre si no perece en la lucha".

Y con la adarga al brazo, parten con el Che, hacia el hondón americano y otras latitudes, para llevar salud y educación hasta los más apartados rincones, a los desposeídos de este mundo, sin importar el color de la piel ni los recursos económicos que puedan tener.

Todo un ejército de Maceos y Ernestos, dispuestos siempre a buscar justicia para los olvidados, manteniendo siempre la fe inquebrantable en la necesidad de combatir el ultraje y desprecio procedentes del Norte con amor y solidaridad.

El mundo ahora es diferente al que conocieron Maceo y Che, mas la estrategia de lucha es la misma y estos héroes, en sus respectivos166 y 83 años de nacidos, nos inspiran a seguir ¡Hasta la victoria siempre!

(Redacción Digital de Radio Santa Cruz)