Zelaya regresa hoy a Honduras

Zelaya regresa hoy a HondurasEl ex presidente Manuel Zelaya regresa a Honduras el sábado tras casi 16 meses de exilio y dos años de haber sido derrocado con la misma mentalidad y fuerza por la que salió del poder: forjar una asamblea constituyente que permita refundar el país, pero con el reto de mantener unida a su heterogénea base de apoyo. Zelaya, primer mandatario derrocado en Honduras en casi 30 años desde el retorno al orden constitucional, encontrará un país distinto del que dejó el pasado 27 de enero de 2010 cuando abandonó la embajada de Brasil y partió hacia República Dominicana.

Gran parte de su base popular, que le siguió en el poder y tras su derrocamiento el 28 de junio de 2009, se apartó del ex mandatario por lo que consideran su radicalización, mientras que otros se alejaron por haberlos abandonado desde su cómodo exilio dominicano.

Otros, como los dirigentes de su Partido Liberal, le reprocharon que durante los casi dos años del golpe de estado Zelaya virtualmente abandonó la organización y sólo se ha comprometido con el Frente Nacional de Resistencia Popular (FNPR), una coalición de organizaciones formadas en su mayoría por simpatizantes de la izquierda.

Dirigentes como Edmundo Orellana, que fue su ministro en tres carteras diferentes, dijo que Zelaya debe definir a su regreso con quién militará, si con el liberalismo o el FNPR.

Durante su exilio, Zelaya proclamó ser un “liberal prosocialista”, algo que fue considerado por el ex presidente del Congreso y ex precandidato presidencial del Partido Liberal como “algo contradictorio”.

El Partido Liberal es una de las dos grandes agrupaciones conservadoras que han dominado la política hondureña por casi siglo y medio, junto al actual gobernante Partido Nacional, del presidente Porfirio Lobo Sosa.

Justamente esa es la disyuntiva que espera a Zelaya al pisar suelo hondureño y que había sido adelantada por varios analistas.

Muchos de los militantes liberales, la mayoría de las extensas y pobres zonas marginales de la ciudad y del campo, apoyan a Zelaya, pero quieren conocer si continuará militando en su partido o pasará a dirigir al FNPR, del cual exigió que se le reconociera como fuerza política en el Acuerdo de Cartagena, que firmó con el presidente Lobo el domingo pasado en Colombia.

Por su lado, el FNPR asegura que Zelaya abandonó el liberalismo y que ahora se dedicará a luchar por el proceso refundacional.

Juan Barahona, subcoordinador del frente, afirmó a la prensa local que Zelaya llegó al poder a través de un “partido oligarca, como es el partido Liberal”, pero que tras estar en el exilio regresa con más compromiso con el pueblo.

Como prueba de la división que impera entre los seguidores de Zelaya, Barahona prohibió que las banderas del liberalismo, rojo-blanco y rojo, así como las del izquierdista partido Unificación Democrática (UD), sean desplegadas el sábado durante el acto de recibimiento y aseguró que sólo permitirán las de rojo y negro del FNPR.

Ello ha reducido el nivel de movilización de los adherentes del ex presidente, aunque en el interior del país se preparan caravanas para recibirlo en Tegucigalpa, la capital.

Sólo el tiempo dirá cuántos lo acompañarán finalmente tras su regreso.

(Tomado de Cubadebate)