Campesino de pura cepa

Campesino de pura cepaDesde los nueve años Yosbel Cardoso Osorio, quien ya va por los 31, se considera ganadero. “Soy campesino de pura cepa. Mis conocimientos se los debo a Eusebio Figueroa Pérez, fue mi maestro en la Unidad Básica de Producción Cooperativa (UBPC), 9 de Noviembre, donde fui un obrero cumplidor, por ser así me ayudaron en la venta de algunas novillas”.

El joven tiene un toro y 17 vacas, de ellas hay seis parturientas y otras en estado de gestación, las que parirán para finales de mayo o principios de junio. “Estuve aportándole al Establecimiento Caribe 38 litros de leche diarios, la sequía no me permite seguir haciéndolo, cuando comience a llover volveré a cumplir el plan de entrega. Ahora la poca leche extraída es para autoconsumo en el hogar y para los terneros, a ellos se les atiende como si fueran bebés”.

Niurka Moreno Blanco siempre sonríe, el trabajo duro no le ha afectado el carácter. “Mi esposo y yo nunca peleamos, al contrario, el cariño es importante para emprender mejor cada labor. Lo único que no hago es ordeñar, aunque me atrevería a hacerlo”.

Varios chivos y carneros forman parte de la crianza en este terreno. Esta masa de ganado menor se encuentra en proceso de incremento para la posterior entrega de los compromisos establecidos.

“Tengo ayuda de mi mamá, quien hace guardia por las noches y colabora en todo”, refiere animoso Cardoso Osorio. Expresa su satisfacción por la gran idea que “tuvieron los máximos dirigentes de esta Revolución al entregar terrenos para sembrar y criar”.

Como los demás, ellos miran al cielo, esperanzados en recibir la primavera, para ver reverdecer los suelos y las plantas, preparar canteros y sembrar muchos alimentos. La tierra está pidiendo a gritos el agua, las grietas por la sequía lo demuestran.

El reloj biológico de la Moreno Blanco la levanta del lecho a las cinco de la mañana día por día. “Cuando hay tierra y animales por atender el sueño no puede extenderse. Mientras hago el cafecito sintonizo Radio Rebelde donde hay un programa para los  campesinos. Cuando ya está el café le digo a Yosbel: ¡Arriba vaquero!, el sol no puede darte en la cara”.

Santiago Santacruz
Cortesía para Radio Santa Cruz