Brindis por el Amor

Brindis por el AmorAmor en cualquier lado, alegría en verde primavera, día feliz, mañana sin fronteras, fecha 14 de los enamorados.

Será que Cupido guardó sus flechas para encuentros fortuitos, o lágrimas de ausencia, o tal vez Eros cumplió los caprichos, que con el tiempo se volvieron volubles.

Porque Amor con  mayúsculas, es ese golpe espontáneo que nace en el pecho,  y  hace temblar el cuerpo, es la vibración de carnes fundidas entre brazos.

Amor es algo tierno que nos corta el aire, que nos deja mudos, que nos quita el sueño.

Amor es más que un beso, es más que una palabra, es el vicio infinito de regalar el alma, sin compartir promesas.

Amar es un enigma que surge en una esquina, o nace en una mesa.

Es la espera tardía de una Penélope añeja, plena de telarañas, y henchida de esperanzas.

Es el suspiro breve de una visión interna que evoca algún momento de ese romance cierto. 

Amor de enamorados, con esa huella impresa, en el alma, en el cuerpo, en el aire, como el tatuaje eterno de la naturaleza.
 
Amor no solo es en febrero, celebración y fiesta.

Amor es en octubre, o también en diciembre.

Puede ser en la copiosa lluvia o en el verano fresco.

Y como la ocasión del noble sentimiento, llega hoy con sus luces, con su presencia eterna, brindemos este día donde el alma se entrega o llora el corazón, y así con ese soplo que nos envuelve a todos, aún a los que un día se sienten desolados, servidos del elixir que llena de alegrías.

Brindemos porque: “Algo queda en el fondo de la copa, bebamos lentamente el vino añejo, no importa el frío, si el Amor arropa”.    

(Hugo Betancourt Mayoral / Radio Santa Cruz)