Venezuela e Irán desafían hegemonismo de EE.UU.

Caracas, 26 may.- El envío a Venezuela de cinco buques con combustible por parte de Irán ratifica la alianza estratégica entre ambos países y constituye un desafío directo a las pretensiones hegemónicas de Estados Unidos, consideran fuentes gubernamentales en este país.

Por primera vez la República islámica exporta a América Latina, pero ese hito comercial languidece frente al impacto geopolítico que representa la voluntad de dos países de refrendar sus derechos al libre intercambio frente a la imposición de medidas coercitivas y amenazas de agresión.

Esta madrugada arribó a la refinería El Palito de Puerto Cabello (estado de Carabobo) el buque iraní Fortune, mientras el Forest navega por los mares territoriales venezolanos con similar destino, escoltado por medios aéreos y navales de la Armada Bolivariana, y el resto surca aún aguas internacionales.

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, señaló que la llegada de los cinco tanqueros iraníes con gasolina e insumos para el procesamiento de combustible en el país es resultado de los acuerdos de cooperación para el desarrollo económico establecidos entre ambas naciones.

‘Venezuela tiene amigos en el mundo, amigos valientes’, destacó el mandatario al agradecer a las autoridades y el pueblo de Irán el decisivo apoyo para paliar el déficit de carburante, provocado por la política de sanciones de Washington y acentuado en medio de la mayor crisis sanitaria del último siglo a nivel mundial.

El jefe de Estado subrayó que ambas naciones mantienen acuerdos basados en los principios del multilateralismo y la paz; ‘somos dos pueblos rebeldes que no nos vamos arrodillar jamás al imperialismo norteamericano’, aseveró Maduro durante una alocución pública.

A mediados de abril el presidente Maduro sostuvo una conversación telefónica con su homólogo de Irán, Hassan Rouhani, durante la cual reiteraron la voluntad de luchar en conjunto contra el impacto de las medidas coercitivas unilaterales de Washington contra estos países.

De acuerdo a un comunicado emitido por la cancillería venezolana, ambos mandatarios subrayaron que la unión de Venezuela e Irán se consolida ante cada ataque del imperialismo, y que juntos superarán cualquier dificultad y lograrán el desarrollo integral de sus pueblos soberanos e independientes.

Debido a las acciones punitivas implementadas por el gobierno estadounidense, recrudecidas durante el mandato de Donald Trump como parte de las acciones para generar un cambio de régimen, la nación sudamericana se vio imposibilitada de importar aditivos químicos, insumos y repuestos necesarios para la refinación del crudo nacional.

Agréguese a esto la persecución a proveedores para impedir el arribo de combustible al territorio venezolano, lo cual obligó al Estado bolivariano a adoptar medidas extraordinarias para mantener en funcionamiento sectores esenciales de la economía en medio de la pandemia de Covid-19.

Asimismo, el embargo ilegal en 2019 de la compañía Citgo, filial de la estatal Petróleos de Venezuela en territorio estadounidense, privó al país de su principal empresa refinadora y comercializadora de derivados del petróleo en el extranjero, despojo fraguado en complicidad con la extrema derecha opositora.

Durante una reunión del Consejo de Seguridad, realizada bajo la modalidad de videoconferencia, el embajador de Venezuela en la ONU, Samuel Moncada, denunció las presiones de Washington a las empresas para que se abstengan de suministrar gasolina a la nación sudamericana.

La coerción va unida ahora al peligro que representa la amenaza del uso de la fuerza militar contra los cinco tanqueros iraníes, en franca violación de la libertad de comercio y navegación, subrayó el diplomático ante el despliegue de medios navales estadounidenses en el Caribe oriental bajo el pretexto de la lucha contra el narcotráfico.

De su parte, las autoridades de Teherán resultaron enfáticas al afirmar que cualquier acción contra sus buques por parte de Estados Unidos tendría repercusiones y recibiría una respuesta contundente.

Ante este escenario, el ministro de Defensa, Vladimir Padrino, informó que medios aéreos y navales de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana escoltarían a los petroleros iraníes en su tránsito por las aguas jurisdiccionales de Venezuela. (Prensa Latina)