Roel Santos, de lo mejor por Cuba en el Clásico

Tokio.— Roel Santos ha tenido un debut de lujo en el IV Clásico Mundial y no precisamente gracias a su apellido. Tras ocho series nacionales, un excelente desempeño en la Liga Can-Am y el crecimiento con su equipo Granma en la Serie del Caribe de Culiacán se ganó el puesto de jardinero central y hombre proa de nuestra selección en este evento.

Ofensiva de 467 de average (15-7), tres fildeos impresionantes (uno de ellos escogido entre lo mejor de la primera semana del torneo) y una capacidad increíble para embasarse al estilo Wilfredo Sánchez, Eulogio Osorio o Luis Ulacia han impresionado sobremanera a colegas y especialistas en el estadio Tokyo Dome.

Por fin se acabó el mito de sentar a Roel frente a zurdos…
Nunca me ha preocupado si es zurdo o derecho el lanzador, solo trato de batear, tener un buen partido y divertirme. Esa teoría está cada vez más en desuso en el béisbol mundial. Agradezco la confianza que me ha dado la dirección desde la gira por Asia para prepararme contra el pitcheo asiático, que sí había visto poco.

Es impresionante cómo has logrado perfeccionar el golpeo a la pelota caminando en la caja de bateo
He creado esa habilidad y la uso para preocupar un poco a la defensa y mover al pitcher cuando está dominante. Es una decisión que tomo en lo personal y me ha dado buenos resultados en Cuba y en eventos internacionales. Aquí la he usado para embasarme, que es el principal objetivo de mi turno en la alineación.

Sé que Luis Ulacia se acercó a ti para darte varios consejos para cumplir mejor ese rol
Pude ver a Ulacia en los últimos años de su carrera y luego hemos conversado mucho y me ha transmitido sus consejos, los cuales he aprovechado al máximo. En ese turno me siento muy cómodo porque trato siempre de estar en base, robar y producir carreras. Estoy muy agradecido de que figuras como esas me transmitan sus experiencias en el plano deportivo. Ahora lo está haciendo Kindelán con el equipo y es un lujo aprender también con él.

¿Cuánto del crecimiento de Roel se debe a la Liga Can-Am?
Me ayudó a tener más confianza y paciencia en el home. Uno a veces iba ansioso al evento internacional porque quería demostrar sus cualidades para que lo tuvieran en cuenta para otro torneo. Sin embargo, la Liga Can-Am me enseñó que lo fundamental es la concentración. Si lo cumples, el resultado va a llegar. Por eso pensé, si lo hice bien allá, puedo hacerlo igual en el Clásico.

Terreno bajo techo, ¿alguna preparación especial?
Llego siempre bien temprano y después de batear me voy rápido a fildear la mayor cantidad de batazos. Me he sentido cómodo en cada estadio techado por donde hemos pasado en la gira y en el Tokyo Dome ya he podido hacer varios fildeos que no olvidaré.

¿Lo que resta?
Este equipo es una mezcla de experiencia y juventud. Ya acabamos con el mito de que no se podía avanzar a la segunda ronda. Ahora estamos pensando en Los Ángeles. Nos quedan dos juegos de vida o muerte. Si el pitcheo camina podremos intentarlo todo.