Reclama Naciones Unidas apoyo para Irak ante crisis política

Naciones Unidas, 16 jul.- El representante especial de Naciones Unidas para Irak, Jan Kubis, solicitó en el Consejo de Seguridad apoyo para que ese país del Medio Oriente enfrente sus desafíos políticos y de la lucha anti-terrorista.

En una reunión del órgano de 15 miembros, presidido en julio por Japón, el diplomático insistió en que la nación petrolera vive un momento crítico para su futuro, en particular de cara a los esfuerzos dirigidos a devolverle la paz y la estabilidad.

Según Kubis, los recientes logros en el combate contra el Estado Islámico (EI), como las victorias en Fallujah y Qayyarah, demuestran de lo que son capaces los iraquíes, pueblo azotado por una violencia indetenible desde 2003, cuando Estados Unidos lideró la invasión y ocupación del país.

El representante de la ONU destacó la celebración, la próxima semana en Washington, de una conferencia de donantes para Irak, a partir de las necesidades humanitarias existentes, derivadas del conflicto interno y del accionar de los terroristas.

Respecto al panorama político, el funcionario instó a Bagdad a impulsar reformas económicas, institucionales y anticorrupción, en aras de avanzar por el camino hacia la recuperación.

Al concluir la reunión, el embajador japonés Koro Bessho afirmó que los miembros del Consejo abordaron la extensión del mandato de la Misión de Asistencia de la organización (Unami) y manifestaron su apoyo a las autoridades en la campaña en curso para desalojar al EI de los territorios que controla.

El Consejo recibió hoy un reporte del secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, sobre la situación en el terreno.

De acuerdo con el Secretario General, el panorama doméstico está marcado por un punto muerto, en buena medida por las divisiones en el Consejo de Representantes y las protestas.

Respecto a la seguridad, el texto refleja un ambiente muy volátil, en medio de las acciones gubernamentales con apoyo extranjero para recuperar territorios bajo el control del EI, que no deja de ejecutar letales atentados.

Ban reclama en el informe la unidad de todos los actores iraquíes para impulsar las reformas en materia de gobernabilidad, y condena los crímenes de los yihadistas contra la población civil y el patrimonio cultural. (Texto y foto: PL)