Presidente de Cuba, medidas ante crisis son para resistir y avanzar

La Habana, 19 jul.- El presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, dijo hoy que las medidas económicas aprobadas para hacer frente a la crisis internacional provocada por la Covid-19, han sido diseñadas para resistir, pero también avanzar en el desarrollo del país.

 

En su intervención en la reunión del grupo temporal de trabajo para el enfrentamiento al nuevo coronavirus, el mandatario llamó la atención sobre las particularidades de la implementación de estas disposiciones, que iniciará en los próximos días.

Resaltó que lo aprobado requiere de una aplicación que no pierda el ritmo, e insistió en que se debe avanzar en lo que ya está preparado, al tiempo que se organiza lo necesario para concretar todas las medidas previstas, reseñó el sitio de la Presidencia.

Estas decisiones conllevan un cambio profundo en la operatividad de la economía y en algunos sectores económicos y sociales, precisó el jefe de Estado, y añadió que esto se debe a que buscan un mejor comportamiento económico, pero no solo para resistir la crisis, sino para avanzar.

La ejecución demandará también corregir distorsiones, comentó Díaz-Canel, quien señaló que pueden aparecer elementos imprevistos que obliguen a introducir cambios.

Entre todos se debe lograr que el proceso se desarrolle ‘con una capacidad de implementación real, concreta, dinámica e innovadora’, enfatizó el presidente.

Destacó que vendrán momentos para informar al pueblo sobre el contenido detallado de cada medida, en tanto paralelamente se van concretando las acciones, regulaciones y normas jurídicas que las sostienen.

El pasado jueves el Consejo de Ministros aprobó una estrategia para enfrentar el complejo escenario socioeconómico internacional generado por la Covid-19, y que en el caso de la nación caribeña se agudiza por el impacto del bloqueo económico, comercial y financiero de Estados Unidos.

Entre las disposiciones que integran dicho programa se encuentran la eliminación del gravamen del 10 por ciento al uso del dólar estadounidense, y la extensión de la venta en moneda libremente convertible a productos de ferretería, aseo y alimentos, lo cual entrará en vigor el próximo 20 de julio. (Prensa Latina)