Por vez primera hallan esqueleto casi completo de un tiburón prehistórico

Cientos millones de años antes de que los océanos pasaran a ser dominados por los famosos megalodones, los tiburones más grandes que habitaron nuestro planeta, un peculiar escualo con forma de anguila llamado Phoebodus, que apenas alcanzaba unos 1,2 metros de largo, surcaba los mares.

De esta especie solo se conocían pequeños restos en forma de dientes, y el verdadero aspecto de este animal no ha sido desvelado hasta que un estudio de equipo internacional de paleontólogos ha publicado recientemente un estudio sobre un esqueleto casi completo hallado en las montañas del Anti-Atlas, en Marruecos, recoge Live Science.

Al echar un primer vistazo al esqueleto y a los varios cráneos encontrados en el lugar, Christian Klug, paleobiólogo de la Universidad de Zúrich y uno de los autores del estudio, se dio cuenta de inmediato de que los fósiles no pertenecían a “un pez normal”.

Los restos fueron descubiertos en una capa de sedimentos que hace 360–370 millones de años era un área marina. El Phoebodus fue fosilizado en condiciones casi perfectas de conservación debido a un entorno de bajo oxígeno, donde los organismos en descomposición no podían destruirlos, según el estudio publicado este 2 de octubre en la revista Proceedings of the Royal Society B.

Un análisis de los fósiles reveló que la criatura tenía un cuerpo similar al de una anguila y un largo hocico, por lo que su aspecto se parecía al del moderno tiburón Chlamydoselachus anguineus, aunque las dos especies no están relacionadas entre sí, según Frey.

Asimismo, la forma de la mandíbula del Phoebodus y la de sus dientes con tres cúspides sugieren que la criatura tenía una táctica de caza similar a la un pez de agua dulce actual conocido como garpike, que atrapa a sus presas con una muy veloz embestida. (Texto e imágenes tomados de https://actualidad.rt.com)