Mayoría republicana da esperada absolución a Trump en juicio político

Washington, 6 feb.- La mayoría republicana del Senado estadounidense votó en contra de condenar y destituir del cargo al presidente Donald Trump, con lo cual se concreta el esperado final en el tercer juicio político en la historia del país.

Dada la superioridad de la fuerza roja en la Cámara Alta, cuyos miembros tuvieron el papel de jurado en el proceso que comenzó el 21 de enero, era una certeza la absolución del gobernante desde el principio, pues se necesitaban dos tercios de los votos para removerlo de su puesto. Sin embargo, el jefe de la Casa Blanca no pudo contar con el apoyo republicano unánime que hubiera preferido, pues el senador Mitt Romney rompió con las filas del partido y se pronunció a favor de condenar al gobernante, quien estaba acusado de abuso de poder y obstrucción al Congreso.

En total, 48 senadores se pronunciaron a favor de considerar a Trump culpable por el primero de esos cargos y 52 estuvieron en contra, mientras que, en el caso de la segunda acusación, Romney sí votó junto a su partido, por lo que fueron 47 los votos a favor y 53 en contra.

Ambas imputaciones contra Trump estuvieron relacionadas con sus llamados a que Ucrania abriera una pesquisa sobre las elecciones estadounidenses de 2016 y otra sobre el exvicemandatario y precandidato presidencial demócrata Joe Biden, quien podría ser su rival en los comicios presidenciales de noviembre venidero.

A partir de los testimonios de testigos y la revisión de documentos, los demócratas de la Cámara de Representantes decidieron acusar formalmente al presidente en diciembre pasado, al considerar que presionó al país europeo para que lanzara esas indagaciones con el fin de beneficiarse políticamente en las venideras elecciones.

Según la fuerza azul, Trump condicionó la entrega de ayuda militar a Ucrania por valor de casi 400 millones de dólares y la celebración de un encuentro con su homólogo Volodymyr Zelensky, a que Kiev anunciara públicamente las investigaciones demandas por él.

Dado que la popularidad del jefe de la Casa Blanca se mantiene muy alta entre la base de su formación política, y a pocos meses de los comicios de noviembre, cuando se elegirá tanto al presidente del país como a un tercio del Senado y a toda la Cámara Baja, era casi imposible que los legisladores de la fuerza roja decidieran condenar a Trump.

El desenlace del juicio político se produjo a pesar de la gran cantidad de evidencia presentada por los demócratas en contra del presidente, y de que varios republicanos reconocieron que Trump sí actuó de forma incorrecta, aun cuando él repite que su comportamiento fue ‘perfecto’.

Algunos de ellos llegaron a considerar que los demócratas de la Cámara Baja habían demostrado su caso e, incluso, que las acciones del mandatario cumplían un estándar de impugnación, pero trataron de justificar su oposición a la condena con el argumento de que sacarlo del cargo no iría en el mejor interés del país. (Prensa Latina)