La risa humana tiene origen en los primates

Washington, 6 jul.- La risa humana se desarrolló a partir de vocalizaciones que se encuentran en los ancestros comunes que compartimos con los simios, según un estudio que publica la estadounidense Universidad de Maryland.

 

Las cosquillas en los primates pueden ser de dos tipos, según explicó el neurólogo Robert Provine, de esa casa de altos estudios.

El investigador resaltó cómo el estudio de la knismesis y la gargalesis, denominación que se le da a las cosquillas, es un tema mucho más amplio de lo que se pueda pensar.

Knismesis es una respuesta primitiva, activada por un leve movimiento en la piel, utilizada por la mayoría de los seres vivos para defender sus cuerpos contra picaduras o arañazos, apuntó Provine.

El especialista añadió que en el caso de la gargalesis, se trata de un fenómeno generalmente característico de los mamíferos que puede producir risas y está asociada al juego.

Al decir de Provine, la cosquilla implica todo, desde las defensas del organismo y el programa neuronal para el juego hasta la generación del sentido en uno mismo y los otros.

Este fenómeno, asociado con la risa ha sido considerado como un comportamiento social, más que como un reflejo por varios especialistas de instituciones científicas de varios países.