La Habana y la grandeza del deporte: Lista de 35 campeones

Pocas provincias en Cuba han entendido como La Habana la pasión del buen deporte, ese que se vuelve masivo, paraliza ciudades, conmueve hasta el llanto y contagia a todos.

No se trata de una visión regionalista, la historia así lo confirma. Además de poseer gran densidad poblacional -algo que la beneficia a la hora de la captación de posibles talentos-, la capital es la formadora por excelencia del movimiento atlético cubano después del triunfo revolucionario, pues a sus sedes de alto rendimiento llegan diamantes en bruto de todo el país, que salen como piedras preciosas de quilates olímpicos o mundiales.

Más allá de llegar a reunir el talento proveniente de otras provincias en las concentraciones de los equipos nacionales, la ciudad ha aportado una extensa lista de campeones nativos, forjados entre sus caprichosas calles y exponentes de la más fiel cubanía.

Desde Ramón Fonst hasta Regla Torres, sin olvidarnos de Capablanca, Kid Chocolate y otros grandes como Iván Pedroso o Germán Mesa. Diversas disciplinas y todos brillantes hijos. Entonces, mejor comenzar conforme aparecieron en el tiempo y dejaron su impronta.

Si usted recuerda a otros de este calibre, por favor deje su comentario. En pocas líneas es imposible incluirlos a todos. Recalco: buscamos atletas nacidos en La Habana, equipos o acontecimientos deportivos que hayan alcanzado relevancia a partir de la capital cubana.

Se puede afirmar que la esgrima y el ajedrez abrieron el camino. El esgrimista Ramón Fonst (1883-1959) pasó a la inmortalidad del deporte cubano al convertirse en el primer campeón olímpico de la Isla. Un título y una medalla de plata en la cita estival de París 1900, y tres oros cuatro años más tarde en los Juegos de San Luis, confirman su madera atlética.

El habanero, que desde temprana edad viajó a Francia, donde aprendió de espadas, sables y floretes, fue monarca en la nación europea cuando tenía 11 años.

En 1915 completó una hazaña que aún hoy asombra: en la ciudad norteamericana de San Francisco: enfrentó alrededor de 100 rivales. Los derrotó a todos.

José Raúl Capablanca, habanero y único atleta latinoamericano campeón mundial de ajedrez. Foto: Archivo/Juventud Rebelde.

El mundo ajedrecístico también ha traído gloria a La Habana, y a Cuba. El gran maestro José Raúl Capablanca (1888-1942), como los avezados estrategas, tuvo siempre por filosofía analizar las partidas de principio a fin y viceversa, esencial para lograrlo todo en el juego ciencia. Hasta hoy, es el único latinoamericano campeón mundial de la disciplina.

Considerado uno de los pocos genios cubanos del siglo XX, lideró el ajedrez universal desde 1921 hasta 1927, periodo en el que hasta el más aristocrático de los tableros se inclinó ante la inventiva del criollo.

Conocido como “La máquina de jugar ajedrez”, acumuló durante su carrera 302 victorias, 246 tablas y 35 derrotas. Universal se ha vuelto la historia de su talento innato al aprender a jugar con solo mirar a su padre, a quien derrotó con cuatro años de edad.

Desde 1892 comenzó a generar noticias por el mundo. La prensa de la época lo calificó como niño prodigio. La Habana era entonces, junto a  Nueva York y Nueva Orleáns, en Estados Unidos, el mayor centro ajedrecístico de América.

Otro habanero al que asediaron reporteros foráneos-en especial de Estados Unidos, donde desarrolló su carrera-, fue Eligio Sardiñas Montalvo, conocido como Kid Chocolate (1910-1988).

Oriundo del Cerro, encontró en sus puños el reconocimiento internacional al convertirse en 1931 y 1932 en campeón mundial de los pesos pluma. Ganó 136 combates, de ellos 51 por nocaut y perdió solo 10.

Kid Chocolate, a quien el poeta nacional Nicolás Guillén dedicó el poema “Pequeña oda a un negro boxeador cubano”, era un artista entre doce cuerdas, que aprendió sus lecciones a través de películas de los grandes peleadores de la historia.

Luchador con gran velocidad y habilidad, está considerado entre los 10 mejores pesos pluma de todos los tiempos y aún es recordado por su popular frase “El boxeo soy yo”.

Andarín Carvajal: Historia de un campeón

El Andarín Carvajal simboliza el sacrificio de los habaneros a principios del siglo XX. Foto: Cubahora.

Aunque Félix de la Caridad Carvajal, más conocido como El Andarían Carvajal,  concluyó su paso por el deporte sin títulos olímpicos ni mundiales, merece un apartado en estas líneas.

Alcanzó fama por su resistencia. El cuarto lugar en la especialidad de maratón de la Olimpiada de San Luis fue su epopeya. Crónicas de la época relatan: cuando lideraba la carrera, y después de más de 40 horas sin comer, al pasar por un huerto cogió tres manzanas que estaban demasiado verdes (…) Al producirle un fuerte dolor de estómago, tuvo que pararse y acabó cuarto. Posiblemente, de haber comido y utilizado una indumentaria deportiva similar al resto de los atletas hubiera ganado holgadamente”.

El béisbol en la etapa pre-revolucionaria

Adolfo Luque a la izquierda, pítcher latino con más éxitos durante una temporada en la historia de Las Grandes Ligas. Foto: Archivo/Bohemia.

Varios fueron los capitalinos que brillaron en el profesionalismo. Adolfo Luque conocido como “Papá Montero”(1890-1957),  tuvo una descollante actuación como lanzador de las Grandes Ligas  a principios del siglo XX.

Su mejor año fue 1923 con los Rojos del Cincinnati. Lideró la Liga Nacional con 27 victorias y efectividad de 1,93. Al totalizar 27 triunfos, Luque se convirtió en el pitcher latinoamericano con más éxitos durante una temporada en la historia de las Grandes Ligas.

Otro pionero entre los peloteros cubanos que jugaron a ese nivel fue Miguel Ángel González Cordero (1890-1977), quien llegó a ser director y propietario del club Habana, protagonista del primer juego oficial de béisbol en la Isla, efectuado en el Palmar de Junco frente a Matanzas.

Durante esa etapa destacó también el serpentinero Camilo Pascual, quien llegó a Grandes Ligas, pero sus mejores números los logró en las Series del Caribe. En esos torneos finalizó invicto, con dos triunfos per cápita en 1956, 1959 y 1960, gracias a la velocidad que imprimía a los envíos y su curva, lanzada desde arriba.

En 1946 se revolucionó el deporte de las bolas y los strikes en nuestra nación tras la inauguración ante 31 mil oficiados del Gran Stadium de La Habana o estadio del Cerro. Denominado como Latinoamericano, a partir de 1962 cuando comienzan las Series Nacionales, rápidamente desplazó al parque La Tropical, hoy Pedro Marreno.

Llegada de la Revolución

Fidel pronuncia discurso durante la inauguración de la Escuela de Iniciación Deportiva “Mártires de Barbados”. Foto: Estudios Revolución/ Sitio Fidel Soldado de las Ideas.

La creación en 1961 del Instituto Nacional de Educación Física, Deportes y Recreación (Inder) y  de las Series Nacionales en enero de 1962 amplió el horizonte beisbolero. Fue Fidel Castro el artífice del  deporte cubano, el cual aumentaría su nivel de forma acelerada durante las próximas décadas.

Así, poco a poco se construyeron instalaciones en todo el país para comenzar a trabajar los cimientos desde la base y siguiendo la estrategia de Fidel del deporte como derecho del pueblo. En La Habana, la Ciudad Deportiva que ya había abierto sus puertas desde 1957 redifine su objeto social.

El 6 de octubre 1977, un año después del sabotaje al avión de Barbados, el Comandante en Jefe inaugura la Eide Mártires de Barbados en el municipio Cotorro. Dentro de muy poco, el centro se convertiría en el formador por excelencia  de los atletas giraldillos de alto rendimiento.

Ese fue el caso de Regla Torres (1975), quien llegó a esa escuela con 14 años. Quizá sea Regla la máxima representante del deporte capitalino entre féminas. Integrante de las Morenas del Caribe ganó tres títulos olímpicos consecutivos (Barcelona 1992, Atlanta 1996, Sídney 2000) y dos mundiales (Brasil 1994 y Japón 1998).

Discípula de Eugenio George fue elegida en 2001 por la Federación Internacional de Voleibol como la mejor jugadora del siglo XX y exaltada al Salón de la Fama, ubicado en Holyoke, Massachusetts, Estados Unidos.

Tras años después, a propósito del aniversario veinte del Torneo Masters de Montreux fue invitada a Suiza. En la plaza donde se celebraría la festividad, resaltaba la efigie de Freddie Mercury, británico líder de la banda de rock Queen.  Al lado había otra figura sin develar.

Al respecto expresó Regla Torres a jóvenes comentaristas deportivos en 2018 :“Me pidieron develar la figura y cual sorpresa verme ahí, con el pelo corto y en una acción de bloqueo. Fue un gesto muy lindo que nunca olvidaré. Me sentí orgullosa de ver la estatua de una cubana, joven con semejante reconocimiento. No olvidaré ese gesto”.

Un desempeño similar tuvo su compañera Regla Bell al archivar tres coronas olímpicas y dos universales. Asimismo Magalys Carvajal, monarca en Barcelona 1992 y Atlanta 1996 y en el mundial de 1994. Mientras Mercedes “Mamita” Pérez fue titular del orbe en Moscú 1978.

Del atletismo también nos llegan habaneras con estirpe ganador. Es el caso de la discóbola Maritza Martén, campeona bajo los cinco aros de la cita de Barcelona 1992.

En tanto, la saltadora de altura Ioamnet Quintero obtuvo bronce en Barcelona 1992 y se agenció una presea áurea en la justa universal de Stuttgart 1993.

Otras historias del deporte rey, pero entre hombres, encontramos en el saltador de longitud Iván Pedroso, quien archiva un oro olímpico y nueve mundiales.

Marabana: Maratón de pueblo

La 33 edición del Marabana incuirá las distancias de 5,10, 21 y 42 km. Foto: Ismael Francisco/Cubadebate.

Desde 1986 la carrera del Marabana ha marcado un hito en la vida del capitalino. Según Lázaro Blanco Encinosa, autor del libro Deportes y Administración de Empresas, por lo general los buenos directivos son excelentes ordenadores de las instituciones en las que trabajan. La organización implica crear relaciones adecuadas entre factores materiales, humanos, productivos, financieros y energéticos de una entidad, para que puedan actuar eficaz y eficientemente entre sí, en busca de los objetivos trazados.

Un hombre que ilustra esta actividad es Carlos Gattorno, fundador y actual coordinador del proyecto Marabana-Maracuba, el cual año tras año reúne a más de 1 000 voluntarios, distinguidos por la disciplina y responsabilidad.

Gattorno, licenciado en Educación Física y especialista en Dirección, confiesa a Blanco Encinosa que el quid de la cuestión está en que la estructura organizativa se apoya en una jerarquía, pues a cargo del grupo están él y su vicedirector, pero la pirámide se rompe cuando se necesita y ambos saltan niveles.

Afirma que utiliza la dirección por valores respecto a cómo tratar a su gente y le enseña a ser honesta, cortés y transparente, cualidades que conducen a un buen trabajo.

A veces estimula al colectivo con pequeñas recompensas materiales, pero, a decir de Blanco, lo sigue por su inteligencia, focalización en los problemas y entrega. Su organización es basada en preceptos estéticos de la cultura cubana, traducidos en símbolos, hábitos, formas de hablar, entre otros factores, vitales para aglutinar.

 Industriales y su pasión azul

Industriales es el equipo insigne de la capital. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

Industriales es el equipo insignia de la pelota cubana por su historia y cantidad de seguidores, aunque en honor a la verdad no son desestimables los detractores a lo largo del país.

En cuanto a su denominación hay dos teorías: la primera que al comenzar las Series Nacionales, La Habana era la provincia más industrializada del país, y la segunda concerniente a que Industriales rimaba con Almendares, conjunto capitalino que jugó en la liga profesional cubana desde 1878 hasta 1961.

De cualquier forma, el nombre está bien puesto y hasta hoy es el mismo. La simbología está marcada: el león como auténtico rey de la selva y heredero del equipo Habana- perteneciente a la Liga Profesional antes del 59- y los azules por el tradicional color del uniforme.

La selección debutó en la temporada 1962- 1963, y se llevó el título. A partir de ese momento comenzaría una fecunda trayectoria en clásicos domésticos, al convertirse en la máxima ganadora de la pelota cubana con 12 campeonatos, de ellos cuatro de manera consecutiva.

Como un factor determinante a la hora de la captación está que algunos atletas empiezan primero en el equipo Metropolitano, importante cantera para llegar a Industriales.

Entre los triunfos memorables de la novena azul figura el de 1986 bajo la égida de Pedro Chávez. Agustín Marquetti conecta sensacionalmente un jonrón ante los envíos del estelarísimo Rogelio García y deja al campo a Pinar del Río para llevarse la corona.

Euforia despertó también la victoria de 2010 cuando dirigidos por Germán Mesa y tras una discreta temporada, los azules se llevaron el título superando a Villa Clara en la final. Para no olvidar resultan al igual los éxitos de las campañas de 2003, 2004 y 2006 a las órdenes del timonel de Rey Vicente Anglada, director actual del conjunto.

A lo largo de la historia del plantel destacaron desde el montículo Santiago Changa Mederos, Lázaro Valle, Lázaro de la Torre, y Orlando “El duque” Hernández; mientras que entre los jugadores de posición Urbano González, Pedro Chávez,Armando Capiró, Agustín Marquetti, Germán Mesa, Juan Padilla, Rey Vicente Anglada, Lázaro Vargas y Rodolfo Puentes.

Hacemos un apartado con Urbano, Chávez, Capiró y Puentes. El primero  es el pelotero cubano que acumula más veces consecutivas al bate sin poncharse (190) y también posee la mayor cantidad de comparecencias al cajón de bateo (217) sin abanicar.

Por su parte el segundo, además de brillar desde el banquillo marcó pauta como jugador al establecer en 1967 un récord con Industriales de siete triples, 27 carreras impulsadas y hits conectados( 78). Chávez aunque nació en Quivicán, provincia de Mayabeque, es un símbolo de la pelota capitalina.

Capiró admirado por ser uno de los mejores sluggers que ha pasado por las Series Nacionales, fue el primero en la historia del béisbol invernal cubano que pegó más de 20 jonrones en una campaña y el pionero en arribar a la cifra de 100.

En tanto, Rodolfo Puente, tiene en su haber la participación en ocho campeonatos mundiales y de paso los títulos, la mayor cantidad lograda por un atleta cubano en disciplinas colectivas.

A esos ilustres peloteros se sumaron en los ultimos años Alexander Malleta, Yoandri Urgellés, Rudy Reyes y Carlos Tabares. 

A continuación, Cubadebate pone a disposición de los lectores una lista de 36 campeones capitalinos.

DEPORTISTA DISCIPLINA PRINCIPAL PALMARÉS
1 RAMÓN FONST ESGRIMA CAMPÉON OLÍMPICO
2 JOSÉ RAÚL CAPABLANCA AJEDREZ CAMPEÓN MUNDIAL
3 ANDARÍN CARVAJAL MARATÓN CUARTO LUGAR EN LA OLIMPIADA DE SAN LUIS 1900
4 VIVIAN RAMÓN AJEDREZ OCHO VECES CAMPEONA NACIONAL
5 ELIGIO SARDIÑAS “KID CHOCOLATE” BOXEO DOBLE CAMPEÓN MUNDIAL
6 ORLANDO MARTÍNEZ BOXEO CAMPÉON OLÍMPICO
7 MARIO LÓPEZ ALFONSO FÚTBOL CAMPEÓN CENTROAMERICANO
8 FRANCISCO FARIÑAS FÚTBOL CAMPEÓN CENTROAMERICANO
9 ADOLFO DUQUE BÉISBOL JUGÓ EN GRANDES LIGAS
10 MIGUEL ÁNGEL GONZÁLEZ BÉISBOL JUGÓ EN GRANDES LIGAS
11 CAMILO PASCUAL BÉISBOL JUGÓ EN GRANDES LIGAS
12 SANTIAGO CHANGA MEDEROS BÉISBOL CAMPEÓN MUNDIAL
13 JUAN PADILLA BÉISBOL CAMPÉON OLÍMPICO
14 GERMÁN MESA BÉISBOL DOBLE CAMPÉON OLÍMPICO
15 JUAN  PADILLA BÉISBOL CAMPÉON OLÍMPICO
16 AGUSTÍN MARQUETTI BÉISBOL CAMPEÓN MUNDIAL
17 PEDRO MEDINA BÉISBOL CAMPEÓN MUNDIAL
18 ARMANDO CAPIRÓ BÉISBOL CAMPEÓN MUNDIAL
19 LÁZARO VALLE BÉISBOL SUBCAMPEÓN OLIMPICOCAMPEÓN MUNDIAL
20 REY VICENTE ANGLADA BÉISBOL CAMPEÓN MUNDIAL Y PANAMERICANO
21 RODOLFO PUENTE BÉISBOL OCHO VECES CAMPEÓN MUNDIAL
22 CARLOS TABARES BÉISBOL CAMPÉON OLÍMPICO
23 ANTONIO SCULL BÉISBOL CAMPÉON OLÍMPICO
24 JOSÉ MODESTO DARCOURT BÉISBOL CAMPEÓN MUNDIAL
25 ALEXANDER MALLETA BÉISBOL SUBCAMPÉON OLÍMPICO( 2008)  Y MUNDIAL EN EL CLÁSICO DE 2006
26 LOURDES MEDINA GIMNASIA CAMPEONA PANAMERICANA
27 MARITZA MARTEN DISCÓBOLA CAMPEONA OLÍMPICA
28 REGLA BELL VOLEYBOL TRIPLE CAMPEONA OLÍMPICA Y DOBLE MUNDIAL
39 REGLA TORRES VOLEYBOL CAMPEONA OLÍMPICA Y MUNDIAL
30 MAGALYS CARVAJAL VOLEYBOL CAMPEONA MUNDIAL Y DOBLE OLÍMPICA
31 MERCEDES PÉREZ VOLEYBOL CAMPEONA MUNDIAL
32 RODOLFO FALCÓN NATACIÓN MEDALLSITA OLÍMPICO
33 IVÁN PEDROSO SALTO DE LONGITUD CAMPÉON OLÍMPICO Y NUEVE VECES MUNDIAL
34 IOAMNET QUINTERO SALTO DE ALTURA CAMPEONA MUNDIAL
35 ALEJNDRO CASAÑAS 110 M CON VALLAS SUBCAMPÉON OLÍMPICO

Aunque Agustín Marquetti, Pedro Chávez y Lázaro Valle sean de Artemisa, Mayabeque y Villa Clara, respectivamente, por su labor desarrollada con el equipo Industriales fueron incluidos en esta lista. En la mayoría de los casos se puso solo en el palmarés el resultado más importante.

Kid Chocolate conocido también como el Bombón del Cerro. Aunque hizo su carrera en Estados Unidos nunca olvidó a Cuba. Foto: Archivo/Cubadebate.

El antiguo Coloso del Cerro, hoy Estadio Latinoamericano es  símbolo para la afición azul y cubana en general. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

El capitalino Iván Pedroso se agenció la medalla olímpica en Sídney 2000 con salto de 8.55m, relegando al segundo puesto al local Jai Taurima. Foto: Archivo de Cubadebate.

Capitalina Regla Torres, mejor jugadora del siglo XX, según la Federación Internacional de Voleibol. Foto: JIT.

(Tomado de Cubadebate)