Estados Unidos ataca a Cuba por temor a sus valores

Brasilia, 27 ene.- Estados Unidos financia hoy el proceso de ataques contra la humanitaria cooperación médica de Cuba en el mundo, creando todo tipo de mentiras posibles, por temor a sus valores.

Así lo denuncia Leandro Nascimento Bertold, médico brasileño formado en la isla, en un extenso artículo de su autoría publicado en el portal Brasil de Fato.

Mientras varios países envían armas que calientan innumerables conflictos, Cuba envía médicos, profesionales y educadores, señala Nascimento Bertold, quien alerta que diariamente ‘grandes medios de comunicación tratan disminuir la importancia de las acciones de los médicos cubanos en el mundo’.

Sin embargo, apunta, ‘incluso con ataques bajos y falaces, no pueden dinamitar la gratitud del pueblo por los servicios prestados, ni la evidencia científica que demuestra que miles de sus vidas fueron salvadas por estos médicos’.

El galeno refiere que ‘Brasil, Ecuador y Bolivia, gobiernos subordinados a los diseños de Estados Unidos y a su visión, han cancelado los acuerdos de cooperación sanitaria con Cuba, a pesar de que en estos tres países han mejorado innegablemente el acceso y la calidad de los servicios públicos de salud prestados’.

Tras reseñar sobre parte de la historia de la medicina antes y después de la Revolución cubana, que se quedó sin profesores y profesionales a inicios de la década de 1960 y hasta nuestros días enfrenta un injusto bloqueo, Nascimento Bertold llama la atención acerca del avance del proceso de arraigo del capitalismo en la vida humana.

Menciona como la dinámica comercial toma la delantera en los procesos sanitarios, ‘definiendo la salud y el bienestar como simples mercancías, destinadas a través de la escasez y la ley de la oferta, y la demanda a dar altas ganancias a unos pocos y obligatoriamente generar inasistencia y sufrimiento en muchos’.

Prueba de ello son los millones de muertes que ocurren cada año a causa de enfermedades curables, en contraste con los beneficios récord de esta industria año tras año, refiere.

Contrario a lo anterior, el facultativo hace referencia a la Revolución cubana que aumentó el acceso a la salud de toda la población, ‘incluso en los lugares más distantes de las ciudades, creando más tarde el modelo de médico y enfermera de familia, llevando la atención sanitaria a cada barrio del país, inspirador de varios sistemas de salud pública en el mundo, incluido Brasil’.

Insiste en que ‘junto con la expansión de las escuelas y universidades en todo el país, Cuba también se está convirtiendo en una potencia de profesionales de la ciencia y la conciencia’.

Aquí comienzan las diferencias entre los modelos: el cubano entiende el acceso a la salud y a la educación como un derecho inalienable y primordial del ser, pero con la responsabilidad de utilizar el conocimiento y el trabajo para el desarrollo y el cuidado de toda la sociedad, así como de contribuir en gran medida a otras naciones necesitadas del mundo, argumenta el doctor.

Subraya que los pueblos del mundo no olvidarán jamás la solidaridad del pueblo cubano con los más necesitados y ‘Cuba seguirá siendo un ejemplo de rebelión y resistencia contra el mercado y el imperio, y a favor de la vida y el derecho a la salud’. (Prensa Latina)