EE.UU. asedia sectores con alto impacto social en Cuba

La Habana, 23 oct.- La influencia negativa de las políticas de Estados Unidos contra Cuba afecta hoy el desarrollo de sectores con alto impacto social en la isla, según fuentes oficiales.

 

De acuerdo con el último informe de Cuba sobre los daños que provoca el bloqueo de Estados Unidos, los perjuicios llegan incluso aquellas ramas donde la nación caribeña ostenta resultados reconocidos internacionalmente, como son salud y educación.

Según el documento, desde abril de 2019 hasta marzo de 2020, esta política causó pérdidas a la esfera de la salud en el orden de los 160 millones 260 mil 880 dólares.

El cerco niega el acceso a tecnologías médicas de procedencia estadounidense con más de un 10 por ciento de componentes provenientes de ese país, un impedimento que ha permanecido pese a la actual situación epidemiológica.

Esta política afecta la ejecución de importantes programas nacionales como el de Atención Materno Infantil, Atención al Paciente Grave, Programa Integral para el Control del Cáncer, así como varios planes dirigidos a la prevención y el control de enfermedades no transmisibles, refiere el informe.

El canciller Bruno Rodríguez señaló la víspera que Cuba enfrenta ‘dificultades descomunales’ a la hora de obtener equipamiento y materias primas para la producción de medicamentos imprescindibles en el tratamiento y recuperación de los pacientes diagnosticados con el SARS-CoV-2.

Según el titular, donativos y compras en el exterior no pudieron materializarse en el momento más tenso de la pandemia debido a las sanciones que forman parte del bloqueo.

Además, la isla reiteró que la campaña de descrédito de Estados Unidos contra la cooperación médica cubana amenaza el disfrute del derecho a la salud de millones de seres humanos y resulta particularmente ofensiva en medio de una pandemia global.

Por otra parte, entre abril de 2019 y marzo de 2020 las afectaciones al sector educacional se estiman en 21 millones 226 mil dólares.

El déficit de combustible debido a la persecución estadounidense, las dificultades para acceder a la tecnología y equipamiento, así como los ingresos dejados de percibir por servicios brindados afectaron la docencia y la investigación científica en Cuba.

Durante el mismo período, en la rama de la alimentación y la agricultura se contabilizaron daños por un valor aproximado de 428 millones 894 mil 637 dólares.

‘Muchas de esas afectaciones se habrían evitado si las empresas cubanas pudieran acceder al mercado de los Estados Unidos (…) dados sus precios y cercanía’, expone el documento.

Asimismo, el informe advierte que las dificultades en el suministro de combustible a Cuba, producto de la persecución de la Casa Blanca, provocaron interrupciones en los ciclos productivos de varias entidades cubanas del sector agroalimentario.

Otro impacto negativo del cerco económico, comercial y financiero se registró en el sector deportivo con daños que alcanzan los nueve millones 995 mil dólares.

En ese sentido, la empresa Cubadeportes disminuyó su capacidad de importar implementos deportivos de marcas estadounidenses, muchos de ellos de uso obligatorio según lo estipulado en los reglamentos oficiales de las Federaciones Internacionales.

De forma general la cancillería cubana denunció que por primera vez en casi seis décadas las afectaciones por el bloqueo de Estados Unidos contra la isla superaron los cinco mil millones de dólares en un año.

Todos estos datos se recogen en el documento que sirve de argumento a la propuesta de la isla ante la Asamblea General de las Naciones Unidas para que Estados Unidos cese su política de cerco a Cuba. (Prensa Latina)