[:es]Diplomáticos de EE.UU. opuestos a retirar personal de embajada en Cuba[:]

[:es]

Washington, 30 sep.- La Asociación Estadounidense del Servicio Exterior, el sindicato que representa a los diplomáticos norteamericanos, manifestó su oposición a una retirada de personal de la embajada en Cuba tras incidentes reportados por algunos empleados.

 

En declaraciones al portal digital BuzzFeed, la presidenta de esa entidad, Barbara Stephenson, expresó que tienen una misión que cumplir, y la opinión es que necesitan permanecer en el campo.

La experimentada funcionaria sostuvo que no sabía la causa de los problemas de salud reportados por los diplomáticos norteamericanos en La Habana, pero consideró que no justifican una retirada a gran escala.

El secretario norteamericano de Estado, Rex Tillerson, afirmó el 17 de septiembre en entrevista televisiva que tienen bajo evaluación un posible cierre de la embajada de este país en La Habana.

Tal medida estaría relacionada con la presunta ocurrencia de incidentes que causaron afecciones a algunos funcionarios de esa sede diplomática y a sus familiares.

Esta semana Cuba le trasladó a Estados Unidos que sería lamentable la adopción de decisiones apresuradas y sin sustento en evidencias y resultados investigativos concluyentes, al tiempo que llamó a no politizar el asunto.

Durante un encuentro con Tillerson en esta capital, el canciller de la isla caribeña, Bruno Rodríguez, aseguró que la investigación para esclarecer los hechos sigue en curso, y que Cuba tiene gran interés en concluirla.

El titular cubano le reiteró a Tillerson la seriedad, celeridad y profesionalismo con que las autoridades de su nación han asumido este tema, y reafirmó que por indicación del más alto nivel del gobierno cubano se inició una pesquisa prioritaria desde el mismo momento en que se informaron los hechos.

Rodríguez repitió que el gobierno cubano no ha perpetrado nunca ni perpetrará ataques de ninguna naturaleza contra estos funcionarios, y tampoco ha permitido ni permitirá que su territorio sea utilizado por terceros para tal propósito.

Cuba ya había expresado esa postura en agosto pasado, cuando el Ministerio de Relaciones Exteriores explicó que el 17 de febrero la embajada de Estados Unidos en La Habana y el Departamento de Estado le informaron sobre los mencionados incidentes.

Las noticias sobre lo sucedido, que medios estadounidenses atribuyen a ‘ataques acústicos’ aunque no existen evidencias al respecto y fuentes científicas refutan tal afirmación, fue aprovechada por personas interesadas en echar atrás el proceso de normalización de relaciones entre ambos países.

Figuras como el senador Marco Rubio, uno de los principales gestores del cambio de política hacia Cuba anunciado por el presidente Donald Trump el 16 de junio pasado, pidieron a Tillerson el cierre de la Embajada en la isla caribeña y poner fin a los nexos diplomáticos.

[:]