Descubren pingüinos escondidos en la Antártida durante casi 3.000 años

Una nueva investigación, presentada el 11 de diciembre en una reunión de la Unión Estadounidense de Geofísica, estima que la supercolonia de pingüinos adelaida descubierta este año en los islotes Peligro, en la Antártida, permaneció allí escondida de la vista humana a lo largo de 2.800 años, reporta el portal Live Science.

La enorme colonia de 1,5 millones de especímenes fue descubierta gracias a las manchas de sus heces fecales, que los científicos detectaron en las imágenes de satélite. Según el medio, todo empezó cuando un grupo de especialistas decidió realizar una investigación panantártica acerca de los pingüinos adelaida y examinar para ello imágenes satelitales del continente. “Pensamos que sabíamos dónde estaban todas sus colonias”, señaló Heather Lynch, ecóloga de la Universidad de Stony Brook, EE.UU.

Al equipo lo ayudaron especialistas de la NASA, que desarrollaron un algortimo de detección automática. Fue entonces cuando a los investigadores les llamó la atención a hasta qué punto los islotes Peligro estaban cubiertos con los excrementos de estos animales.

Este grupo de islas es muy díficil de acceder puesto, que “casi siempre están cubiertas por una capa gruesa de hielo marino que impide los censos regulares en el área“, explicó Heather Lynch.

Pese a estas dificultades, los científicos viajaron al lugar, donde contaron con ayuda de drones para determinar la población de los elusivos pingüinos adelaida. Resulta que “en esta área, tan pequeña que ni siquiera aparece en la mayoría de los mapas de la Antártida”, según destacó la ecóloga, viven más ejemplares de esa especie que en el resto de la Antártida.

Pese a que la cifra de 1,5 millones parece muy impresionante, los especialistas estiman que su presencia en la zona era antes mayor y que ha ido disminuyendo en las últimas décadas debido al cambio climático.

“Ahora que hemos descubierto este ‘punto caliente’ de la abundancia de pingüinos adelaida en los islotes Peligro, queremos poder protegerlo, lo que significa tratar de entender por qué las poblaciones pueden haber cambiado”, subrayó Lynch. (RT)