Cuba en Doha 2019, sabores agridulces, pero con proa hacia Tokio

Doha, 7 oct.- La delegación cubana se despide del Mundial de Atletismo Doha 2019 con una medalla de cada color, resultado que mejora lo hecho en Londres 2017 y se ubica como el segundo mejor de la última década.

 

Yaimé Pérez y Denia Caballero dominaron el disco femenino con sendas preseas de oro y plata, y se encargaron de devolver a la isla caribeña a los dos puestos cimeros del podio, luego de que hace dos años solo la pertiguista Yarisley Silva pudo ganar un metal de bronce.

Sin embargo, el ascenso dorado de las discóbolas era solo uno de los dos cetros a los que la nación antillana aspiraba en la capital de Qatar, toda vez de que el saltador de longitud Juan Miguel Echevarría no pudo ratificar su condición de favorito y quedó en el tercer lugar.

‘Estamos muy contentos, aunque no satisfechos, porque nos quedamos con sabores que todavía pueden ser mejores’, explicó a Prensa Latina la campeona olímpica de Beijing 2008 Yipsi Moreno, actual comisionada nacional del atletismo en Cuba.

La también tres veces monarca mundial (2001, 2003 y 2005) en el lanzamiento del martillo, la dirigente deortiva repasó el desempeño del equipo cubano durante estos 10 días en Qatar, y concluyó que la actuación se puede calificar de ‘buena’.

‘Nos vamos satisfechos con la mayoría de los muchachos y además superamos en cantidad y calidad de medallas a Londres, a pesar de que aquí vinimos con 17 atletas y allá fuimos con 23’, analizó.

La también miembro del Consejo de Estado de su país señaló que ‘hay tener en cuenta a los finalistas que hemos tenido, que hablan de esos atletas jóvenes que estamos construyendo para el futuro’.

Tras las enseñanzas de este Mundial en función de comisionada, Yipsi, toda una experta en competencias a este nivel, señaló que ‘los atletas tienen que poner un poco de su parte en cuanto a madurez, profesionalidad, saber bien lo que quieren lograr y entender que un mundial, estar en la élite, no es juego’.

Ahora, la nueva meta está fijada en los Juegos Olímpicos de 2020 que organizará Tokio en menos de 10 meses, sobre lo que habló Daniel Osorio, quien además de ser el entrenador del prometedor Echevarría, ocupa la jefatura técnica del atletismo en Cuba.

‘Creo que las bases están montadas para lo que pueda suceder allí. Es cierto que nos quedamos con algunos sabores amargos, pero de eso se trata, de tener siempre algo que hacer para mejorar’, manifestó.

No obstante, Osorio aclaró que para elevar los resultados de Doha ‘no podemos coger el año de Tokio para seguir inventando, sino consolidar lo que hemos hecho hasta ahora’.

‘Después de haber tenido un año híper largo, ahora los tiempos de preparación se acortan, y desde la dirección técnica nuestro objetivo es priorizar esos periodos preparatorios, no los competitivos’.

De igual forma, Yipsi especificó que los objetivos trazados desde la comisión nacional ‘pasan también por la madurez que vayan alcanzando nuestros atletas, algo para lo que este mundial fue importante’.

‘Para que se pueda dar ese salto cualitativo las dos cosas tienen que ir aparejadas, lo técnico y saber quién soy, a dónde voy, qué quiero y cómo funciona el mundo. Ahí es donde tenemos que seguir trabajando’, concluyó.

El atletismo cubano llegará a la capital japonesa con al menos las mismas dos aspiraciones de oro que trajeron a Doha, aunque otras alegrías pudieran llegar.

Esos deseos pasan por la consolidación en la élite mundial del saltador alto Luis Enrique Zayas, quien debutó en estas lides con un meritorio quinto lugar, el cual logró al igualar la mejor marca de su vida.

Asimismo, la triplista Liadagmis Povea es otra que en Tokio puede aspirar a una medalla, a pesar de quedar por debajo de las expectativas aquí, después de una temporada estable entre las cinco primeras del mundo.