[:es]Continúa reclamo de féminas por libertad plena de prisionero político puertorriqueño[:]

[:es]San Juan, 27 feb.- A 17 días de la repatriación de Oscar López Rivera a Puerto Rico, la organización 35 Mujeres por Oscar realizó aquí su protesta mensual para solicitar la libertad plena del aun preso político más antiguo del mundo.

Entonando consignas como “Oscar ha llegado a su Puerto Rico amado”, “Seguiremos en el puente hasta mayo 17” o “Restringido sigue Oscar, con grillete federal”, las manifestantes reiteraron este domingo su reclamo de libertad plena para el prisionero, quien desde el pasado 9 de febrero está en la residencia de su hija Clarisa López Ramos, en el sector de capitalino de Santurce.

Pese a que el entonces presidente Barack Obama conmutó la pena después de más de 35 años encarcelado por luchar por la independencia de esta isla del Caribe, bajo la dominación colonial de Estados Unidos, López Rivera no podrá llevar una vida normal hasta después del 17 de mayo próximo.

“Mi papá sigue siendo un preso y tiene restricciones bajo las reglas del Buró Federal de Prisiones”, explicó López Ramos al aclarar las razones por las que se dio su repatriación de una forma irregular, lo que molestó a algunos sectores del independentismo.

La hija del luchador revolucionario de 74 años de edad expuso que de no haber cumplido con los requerimientos del organismo federal, su padre hubiera ido directamente al Centro de Detención Correccional, prisión en el vecino municipio de Guaynabo.

“La experiencia de poder compartir tiempo y espacio con mi papá es indescriptible; poder ver desde el amanecer hasta el anochecer a su lado y poder asegurarme de que está haciendo sus comidas con frutos frescos del país”, describió López Ramos.

Dijo que “es verlo sonreír, verlo disfrutar el espacio, lo que pueda disfrutar de cualquiera de los dos balcones de mi apartamento; así es que es un cambio bien grande, lleno de amor, con la esperanza de que el tiempo corra rápido y que llegue el 17 de mayo para que sea totalmente libre”.

Sobre los momentos que vive junto a su progenitor desde que llegó a Puerto Rico, Clarisa expresó que “es un cambio muy grande, disfrutando cada conversación, cada café, cada libro”.

La periodista Alida Millán, quien junto a la abogada Josefina Pantoja Oquendo es artífice de esta manifestación el último domingo de cada mes, instó a sus compañeras a que, después de casi cuatro años de lucha por la liberación del prisionero político boricua, no pueden bajar la guardia en los meses que restan hasta su plena liberación. (PL)[:]