Comienza en Cuba VI Coloquio La Diversidad Cultural en el Caribe

La Habana, 23 may .-El ejercicio de la memoria como acto de pensamiento crítico y emancipación centra los debates del VI Coloquio Internacional La Diversidad Cultural en el Caribe, inaugurado en esta capital.

 

Organizado por Casa de las Américas, el evento sesionará hasta el viernes y reúne a representantes de varios países en torno a un programa que incluye exposiciones, conferencias, conciertos y presentaciones de libros, sobre temas como geopolítica, gestión del patrimonio y descolonización.

Según Camila Valdés, directora del Centro de Estudios del Caribe, la cita se une a la celebración en Cuba de los 50 años del Consejo Latinoamericano de las Ciencias Sociales y constituye parte importante de las acciones de 2017 de la Cátedra Unesco para el Diálogo Intercultural en Nuestra América.

Las investigaciones contemporáneas privilegian las realidades europeas y estadounidenses. Pocas de ellas se enfocan en el Caribe como zona de cruces y fronteras geográficas, temporales, culturales y lingüísticas, señaló durante la sesión inaugural.

En ese contexto, el ejercicio de la memoria constituye una voluntad de reclamación identitaria. Se ha señalado la importancia que reviste la enseñanza y reconocimiento de una historia y una práctica mnemónica vinculadas a lo propio, añadió la experta.

Asimismo, precisó que el coloquio se centrará en acontecimientos con un importante impacto en la región como el traspaso de las Islas Vírgenes Danesas a los Estados Unidos y la implementación de la ley aprobada por el Congreso de ese país para otorgarle la ciudadanía estadounidense a los puertorriqueños.

También abordará el aniversario 80 de la masacre de 1937 en la frontera haitiano-dominicana, a raíz de la orden emitida por el gobierno dictatorial de Rafael Leónidas Trujillo.

Esos hechos fueron de crucial relevancia no solo en el mapa geopolítico de su época, sino en la reconfiguración cultural y social de territorios y comunidades, dijo Valdés.

Pensar en ellos implica entenderlos en su dimensión histórica, así como en el presente derivado de fronteras reconvertidas y memorias colectivas-identitarias, aseguró.