Bolivia vive golpe de Estado, nadie crea otra cosa, dice embajadora en Cuba (+Fotos)

La Habana, 12 nov.- Bolivia vive un golpe de Estado, que nadie se engañe al creer en una renuncia voluntaria del presidente Evo Morales, denunció en esta capital la embajadora de ese país suramericano en Cuba, Ariana Campero.

 

Durante un acto celebrado en la sede diplomática boliviana en La Habana en rechazo y condena a la situación político-social boliviana, Campero repudió el golpe cívico militar en la nación andina, perpetrado por los opositores Luis Fernando Camacho y Carlos Mesa.

Asimismo, aseguró en declaraciones exclusivas a Prensa Latina, que el interés de apropiarse de los recursos naturales y detener el proceso de cambios en Bolivia es el motivo detrás de este caos creado por la derecha.

Tras condenar la violencia racista desatada por los partidarios del neoliberalismo, recordó que su patria cuenta con muchas riquezas, las mayores reservas de litio del mundo, considerable reservas de gas, y un proyecto nacional para utilizarlos en el desarrollo nacional.

La nuestra es una economía en constante crecimiento desde 2006, diversa, que incluye la industrialización a partir de nuestros recursos, disponemos de empresas de telecomunicaciones, etc, creadas gracias a la nacionalización de la industria nacional, puntualizó.

A su vez, la diplomática boliviana aseguró que en su nación existe una historia larga de intervencionismo, y consideró que el golpe no es una sucesión de hechos espontáneos, sino algo planeado hace mucho tiempo.

En ese sentido, condenó que se levantan en nombre de la democracia mientras atacan a medios de comunicación, coaccionan y amenazan de muerte a ministros y parlamentarios, a la vez que manipulan a muchos por el desconocimiento de los años de opresión pasados.

Afirmó que los opositores siembran terror en la militancia, quemaron la casa de la hermana de Evo, su hermana Esther Morales y se desprecian las pertenencias del presidente en su domicilio.

Mientras tanto, muchos funcionarios han tenido que renunciar por las amenazas a sus familiares.

La diplomática indicó que los opositores no se quedaron conformes con que un indígena creara tanto desarroll.

En ese sentido, recordó el mandatario alcanzó un alto crecimiento global, nacionalizó, y por eso han dado un golpe de estado, que es sólo un tropiezo.

A la voz de campero se unió la de decenas de médicos bolivianos reunidos en el acto, quienes mostraron, a un solo grito, que seguirán a Evo.

‘Evo es millones’, aclamó, por su parte, el presidente de la Asociación de Egresados de la Escuela Latinoamericana de Medicina, Patrick Delly.

La embajadora precisó que antes de la llegada de Evo Morales al poder, en 2006, más del 30 por ciento de la población boliviana sufría pobreza extrema; una realidad que pudo ser reducida en 13 años a la mitad, gracias a las políticas económicas, programas sociales y la distribución equitativa de las riquezas.

Hasta 2006, solamente el 18 por ciento del petróleo y gas extraído en Bolivia se quedaba en el país.

El gas era propiedad de Bolivia solamente dentro de la tierra, una vez extraído era de las transnacionales, eso cambió con la nacionalización de esa industria, aseguró.

Como conclusión, la representante boliviana aseguró que desde entonces se exacerbaron los intereses separatistas, y se produjo intento de golpe cívico en 2008, que pudo ser conjurado por la sabiduría de Evo Morales.

No es posible que el pueblo, que Bolivia, olvide la afrenta que Evo dirigió contra un imperio voraz; todos esos triunfos alcanzados durante el proceso de cambios cohesionarán a la ciudadanía, que se unirá más que nunca para enfrentar a las fuerzas de la derecha al servicio del imperialismo, sentenció Campero.