Autoridades de salud cubanas alertas ante la conjuntivitis hemorrágica

La Habana, 1ro ago.- Las autoridades de salud cubanas continúan hoy alertas por el brote de Conjuntivitis Hemorrágica Epidémica, enfermedad que aumenta su incidencia en Centroamérica y el Caribe durante los meses de septiembre a diciembre.

 

Desde finales de mayo se están presentando casos de ese padecimiento en varias localidades del país.

Si bien Guantánamo, Santiago de Cuba, Holguín y La Habana acumulan el mayor número de reportes de la enfermedad, hay diagnósticos en todas las provincias, lo que indica que ninguna localidad está exenta de riesgo, reportó el periódico Granma.

El director nacional de Epidemiología del Ministerio de Salud Pública (Minsap), Francisco Durán García, explicó al rotativo que la conjuntivitis hemorrágica es un virus que afecta a todas las edades y se expande de forma epidémica.

‘Es una enfermedad muy contagiosa, la cual se transmite rápidamente mediante el contacto directo o indirecto con el exudado de los ojos infectados, a través de las manos y objetos de uso personal, por secreciones de vías respiratorias e incluso por el agua de piscinas mal cloradas’, advirtió.

El experto enfatizó que ante síntomas como irritación ocular, sensibilidad a la luz, lagrimeo, edema de los párpados y enrojecimiento de los ojos, las personas deben acudir inmediatamente a los servicios de salud.

Si el enfermo no se atiende y aísla los primeros cinco días después de la aparición de los síntomas (período en que es transmisible) compromete su propio bienestar y el de otros a su alrededor.

Desde 2016 persiste un brote epidémico de ese virus en países de la región, principalmente en Haití y República Dominicana, según el portal cubano Infomed.

La Conjuntivitis es más frecuente en áreas costeras de países tropicales con altas temperaturas y humedad y presenta una mayor ocurrencia en la estación lluviosa.

El virus fue identificado por primera vez en Ghana en 1969, pero en Cuba se detectaron los primeros casos en agosto de 1981, desde entonces, la nación caribeña reporta seis epidemias de esa enfermedad, la última en 2003.