Apoyan legisladores estadounidenses liberar viajes a Cuba

Washington, 22 jun.- Los senadores demócratas estadounidenses Charles Schumer y Kirsten Gillibrand apoyarían un proyecto de ley para derogar la prohibición de viajes a Cuba, indicó el diario The New York Times.

 

Schumer, número 3 en la jerarquía del Partido Demócrata en el Senado; y Gillibrand, quien ocupó el puesto de Hillary Clinton al abandonar el Senado, se unen a una mayoría de estadounidenses que rechazan la prohibición y consideran que llegar a la mayor de las Antillas es algo "innecesariamente difícil y costoso", precisa un editorial del Times.

 

La prohibición, la única que enfrentan los ciudadanos estadounidenses en ese campo, no tiene sentido, y es particularmente equivocada en una era de ampliar el compromiso entre los dos países, agrega.

 

Un proyecto de ley presentado a principios de este año por un grupo bipartidista de senadores que quieren derogar la prohibición de viajar es el más digno de la serie de iniciativas legislativas provocadas por la decisión del presidente Barack Obama en diciembre pasado para restablecer las relaciones diplomáticas con La Habana, plantea.

 

El proyecto de ley, sometido por Jeff Flake, republicano de Arizona; y Patrick Leahy, demócrata de Vermont, tiene 43 copatrocinadores, y aunque Gillibrand y Schumer aún no han firmado, sus oficinas informaron el sábado que lo harían la próxima semana, precisa el informe del rotativo neoyorquino.

 

El diario, por otra parte, aborda iniciativas de otros legisladores que tratan de frenar el acercamiento con Cuba e impulsan medidas para prolongar e incluso intensificar las sanciones.

 

En las próximas semanas, los legisladores del Senado y la Cámara de Representantes tendrán que conciliar sus visiones de la política hacia Cuba, ya que negocian la factura anual de la ayuda exterior, incluyendo fondos para la apertura de la embajada estadounidense en la isla.

 

Según el Times los sondeos de opinión muestran que la mayoría de los estadounidenses están a favor de mayores compromisos. El Congreso, subraya, no debería esperar para hacer su parte.

 

Mientras tanto, el grupo Cuban American for Engagement, que apoya el avance hacia las relaciones entre ambos países, participará martes y miércoles en jornadas de cabildeo en Washington en lo que denominan una "consulta cubana".

 

Durante las actividades, sus integrantes esperan visitar varias oficinas de congresistas y dependencias del gobierno federal relacionadas con la política hacia Cuba.